Enslaved: un viaje escriptado a la libertad

enslaved1

Metido de lleno en Eternal Sonata y Resonance of Fate para PS3, con ciertas escapadas al Final Fantasy VII para el Proyecto Allé Voy y Tales of Xillia haciéndome ojitos desde la estantería, me di cuenta que estaba algo saturado de JRPGs. Antes de odiarme por convertirme en un monstruo, decidí desintoxicarme un poco eligiendo otro juego fuera del género. El elegido fue Enslaved: Odyssey to the West (2010).

Hacía tiempo que me lo había comprado, bien baratito y nuevo, creo recordar que en la FNAC, unos 10€. La verdad es que era un juego que entraba por los ojos y había tenido buenas referencias de él, así que no me pensé mucho su compra. Haciendo spoiler os diré que no me ha defraudado.

Enslaved está desarrollado por Ninja Theory, conocidos principalmente por su reinicio de la franquicia Devil May Cry con DmC y el llamado “emo Dante”, aunque también fueron de los primeros en apoyar la PS3 con el título exclusivo Heavenly Sword. Basándose en Viaje al Oeste de Wu Cheng’en, una de las grandes novelas clásicas de China, nos ofrecen una singular aventura a un futuro post-apocalíptico.

Como en el anterior trabajo de la compañía, Andy Serkis (Gollum en El Señor de los Anillos, César en El Origen del Planeta de los Simios, Haddock en Las aventuras de Tintín, por favor, ÓSCAR HONORÍFICO YA PARA ÉL) se encarga de codirigir las escenas cinemáticas, además de ofrecer su voz y movimientos al protagonista Monkey y al enemigo Pyramid. Por otra parte, el guionista de cine Alex Garland (28 Días Después, La Playa, Sunshine) es el responsable de firmar el argumento.

enslaved2

En él nos presenta al musculoso y ágil Monkey, que al principio de la aventura se ve atrapado en una nave de esclavistas a punto de estrellarse. Tras salvar la vida in extremis, conoce a Trip, una jovencita frágil pero experta en tecnología que le coloca una corona de esclavo obligándole a ayudarla en su objetivo: volver a casa. Para ello, tendrán que atravesar las ruinas de la vieja Nueva York, devoradas por la naturaleza y pobladas de hostiles robots llamados mecas.

El apartado visual es más que correcto y nos presenta un diseño artístico de gran nivel. Olvidaos de los páramos áridos habituales en los parajes post-apocalípticos, nuestra pantalla se llenará de colores verdes, vegetación, ríos, acantilados, etc.; en definitiva, una naturaleza desatada retomando lo que era suyo. Es un cambio de aires que se agradece bastante y que le confiere personalidad al conjunto, sumado con alguna escena particularmente bella, como el final. Las animaciones y modelados cumplen de sobra, a pesar de las críticas que he leído en algunas partes sobre caídas de frame rate o aspectos inacabados, algo que no he llegado a ver, a pesar de que el tramo final parezca algo precipitado. La música cumple su función igualmente, con algunos momentos en los que se alza, aunque suele pasar desapercibida.

Como siempre, lo importante de un juego es que entretenga y Enslaved lo logra. La historia, sin ser nada realmente original, está muy bien llevada y narrada, demostrando las dotes cinematográficas de Serkis y Garland. La jugabilidad se basa en una combinación de plataformas (en un concepto muy parecido al de Uncharted) y combate, con ciertas dosis de exploración para conseguir objetos extra y orbes con los que comprar mejoras. En nuestro avance será indispensable Trip, a la que podremos indicar ciertas órdenes para que nos ayude. Tranquilos, no nos encontramos con un personaje de IA suicida con propensión a jodernos la partida, pues el centro de la acción siempre será Monkey y nosotros seremos los únicos responsables de que lleguemos a buen puerto. Además existe una variedad de situaciones suficiente para que nunca nos visite el tedio, con persecuciones y viajes en nuestra “nube Kinton” particular.

enslaved3

El combate es sencillo pero satisfactorio, sobre todo por lo bruto que es nuestro protagonista, reventando robots con su vara extensible, que también le permite disparar y aturdir a sus enemigos desde lejos. Sin embargo, la gran pega de Enslaved es que es un juego muy escriptado. No es sólo que los acontecimientos sean lineales, sino que la jugabilidad y los controles están terriblemente guiados. Por mucho que nos empeñemos, sólo podremos saltar donde nos marque, ocurriendo muy a menudo esa ironía de que podremos en ocasiones saltar abismos de 5 metros y otras veces no superar una barricada de 50 centímetros porque no nos hemos colocado en el punto correcto. Esto hace que el control no sea nada natural y convierta en Enslaved en una experiencia algo torpe y poco fluida a tramos.

De todas formas, no deja de ser un juego recomendable para los que no quieran complicarse mucho la vida, no muy largo (en poco más de 10 horas os lo puliréis) y con unos buenos valores de producción. Y no menos importante, lo podréis encontrar fácilmente a buen precio. Bueno, bonito y barato.

NOTA: 7,5/10 ORBES TECNOLÓGICOS

enslavedcover

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s