New York Burger: Hamburguesa con manual de instrucciones

nyb1

Siempre que me preguntan cuál es la mejor hamburguesa de Madrid, respondo rotundamente que la de Alfredo’s Barbacoa, al menos la que se cocina en su sucursal de la calle Lagasca, justo al lado del Parque del Retiro y la Puerta de Alcalá. Sin embargo, ahora, cuando vuelvan a cuestionarme sobre el asunto, lo tendré mucho más difícil.

Muy cerca de esa misma calle Lagasca, concretamente en la calle Recoletos, 4, se sitúa uno de los restaurantes de la franquicia New York Burger, con otras dos sedes en el Paseo de la Castellana, 69 y la calle General Yagüe, 5. Mis amigos y yo intentamos ir a probar su afamada hamburguesa durante las pasadas Navidades pero estaba lleno hasta los topes. De hecho, no aceptan reservas para las comidas, por lo que quien llega primero se queda con la mesa desde su apertura a las 13:30. Tampoco otorgan una si no están todos los comensales presentes, así que se nota que tienen una gran afluencia de público. Si estáis interesados en comer allí, id pronto o reservad para las cenas, eso sí, si quedáis con amigos, más os vale ser puntuales.

El pasado sábado, terminadas ya las fiestas, volvimos a acercarnos y esta vez sí que pudimos conseguir mesa, aunque cuando llegamos en torno a las 14:00-14:15 el piso superior ya estaba lleno y había cierta cola. Por suerte, la planta inferior se habilitó y nuestro grupo de cuatro personas no tuvo que esperar más que 10 minutos. El local tiene una decoración sencilla y agradable, de colores cálidos y sin estar recargada de adornos Made in USA como Alfredo’s. Es una especie de versión minimalista del típico lunch-bar americano con una amplia barra en la entrada para hacer más amena la espera.

Una vez acomodados, la carta es bastante variada y de precio ajustado, pudiendo comer perfectamente por 10-15€. Existen los típicos entrantes, ensaladas, sandwiches, carnes, perritos, menú infantil, postres… Pero si el restaurante se llama New York Burger, habrá que probar su plato estrella, ¿no? Y, ciertamente, la variedad existente es loable. De hecho, el apartado de hamburguesas del menú parece más un manual de instrucciones.

En primer lugar, hay que elegir el tipo de hamburguesa. Cada combinación de ingredientes recibe un nombre relacionado con Nueva York y podemos disfrutar de un catálogo compuesto de salsa BBQ, bacon, distintos tipos de cebolla, distintos tipos de queso, verduras, guacamole, huevo frito, frijoles, pepinillos… Lo habitual, además de la hamburguesa de pollo y otra vegetal. Como soy un pijo, opté por la Soho, con queso americano, bacon crujiente, aritos de cebolla y salsa barbacoa. A continuación tendremos que elegir el tamaño de la pieza de carne: 160gramos (7,90€), 250 gramos (9,95€), 350 gramos (11,90€) y 500 gramos (14,90€).

nyb3

Hamburguesa Soho, justo la que devoró un servidor. Y la real se ve igual de bien.

El tercer paso es señalar el punto de asado de nuestra carne, siendo el punto de la cocina hecho por fuera y crudo por dentro, justo el que me gusta. ¿Creéis que ya hemos terminado y el camarero se irá satisfecho? Ni mucho menos, ahora nos toca elegir guarnición: patatas fritas, patata al horno, ensalada de col o ensalada de lechuga y tomate. Por último, el tipo de pan: tradicional con semillas de sésamo, con semillas de amapola, focaccia con romero y aceite de oliva, de cereales o sin gluten. Si queremos rizar el rizo, podemos añadir ingredientes extra.

Tras empollarme mi pedido y recitarlo de corrido, esperé mi Soho de 250 gramos al punto con patatas fritas y pan focaccia mientras me tomaba mi Coca-cola (sirven latas por 2,30€). Tras unos 15 minutos de espera, la hamburguesa llegó con una generosa guarnición de patatas fritas, muy ricas, por cierto, más tradicionales de lo que solemos ver en los restaurantes, incluso manteniendo la piel de la patata. Primer punto a su favor.

Todos los ingredientes estaban perfectamente cocinados y dispuestos, luciendo tan bien como se muestra en su publicidad. Sí, como la foto que hay más arriba. La carne estaba perfectamente cocinada tal y como nos indicó el camarero, sabrosa y que se deshace en la boca. Mientras que en Alfredo’s se nota el regusto a carbón/madera de su cocina, en este caso no existen esos matices, algo que ni mejora ni empeora el producto, obviamente, es una simple observación para diferenciar la personalidad de cada hamburguesa. La pieza de 250 gramos es del mismo tamaño que el tamaño normal de Alfredo’s. En todo caso, los 9,90€ que vale la hamburguesa los compensa totalmente, siendo todo un placer para el aficionado a ese plato.

En definitiva, por 12,20€ uno puede comer y beber perfectamente en New York Burger y experimentar una de las mejores hamburguesas de la ciudad, de gran calidad y sabor, buena guarnición, mucha variedad de ingredientes, buen ambiente, buen servicio y un precio ajustado. Una nueva alternativa para los carnívoros madrileños.

nyb2

Anuncios

2 comentarios en “New York Burger: Hamburguesa con manual de instrucciones

  1. Como tiquismiquis suprema con la comida, debo decir que no estoy de acuerdo con que sea la mejor. xDD Para empezar, porque yo considero que todo lo que entre en el plato hay que valorarlo en conjunto y en cuanto que se ven patatas congeladas y demás… adiós interés por mi parte. La mejor hamburguesa en la calle, con todo natural y a precio asequible es, probablemente, la de Atlántico en la calle Preciados. Pruébala y lo mismo te toca escribir un nuevo post. :p

  2. Pingback: Goiko Grill: Desde País Vasco y Venezuela con sabor | Mediarama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s