Summer Wars: Un verano de lo más animado

summerwars1

En los últimos años, todo el mundo ha andado angustiado buscando un nombre que sustituya a Hayao Miyazaki como máximo exponente de la animación japonesa, más si cabe cuando éste anunció su retirada de la dirección el pasado mes de septiembre. Ya conocéis la manía de la gente de llevar al extremo aquello de “A rey muerto, rey puesto.”

En la lista de candidatos siempre se repiten unos cuantos nombres, especialmente dos. Uno es el de Makoto Shinkai, cuyo estilo y temas realmente están muy lejanos de los de Miyazaki, a pesar del sucedáneo ghibliniano que es Viaje a Agartha. El otro, con una comparación más comprensible a pesar de su estilo personal e intransferible, es Mamoru Hosoda. El director se ha encumbrado con sus tres últimas películas, La chica que saltaba en el tiempo (2006), Wolf Children (2012) y mi favorita, Summer Wars (2009).

Tuve la fortuna de poder disfrutar de Summer Wars en pantalla grande gracias a la VII Muestra SyFy de 2010, concretamente en los cines Palafox de Madrid, una cita que, año tras año, me ha dado la oportunidad de ver como se merece grandes obras de la animación japonesa, como Paprika de Satoshi Kon o la ya mencionada Wolf Children el año pasado, ya en los cines Callao de la capital. Tras cuatro años y una edición de Kazé que llegó a venderse en el Salón del Manga de Barcelona, Selecta Visión licenció la película en nuestro país.

La historia nos presenta a Kenji, un tímido estudiante y genio de las matemáticas que trabaja a tiempo parcial como moderador en OZ, un gigantesco mundo virtual, similar a Second Life, donde la gente no sólo se puede relacionar entre sí, sino que también posee la representación virtual de tiendas, empresas y organismos gubernamentales de la vida real. Cuando pensaba que su verano iba a ser muy aburrido, la chica más popular del instituto, Natsuki, le pide que le acompañe a la celebración del 90º cumpleaños de su abuela, donde se reunirá toda su familia. La cosa se complicará cuando descubra que tendrá que hacerse pasar por el novio de su compañera, además de tener que lidiar con una amenaza que ha nacido en OZ.

summerwars3

La animación es realmente apabullante, especialmente en alta definición, todo un festival visual para los ojos con dos mundos bien diferenciados, el virtual de OZ y el real. En el primero se explota la fusión de animación tradicional con gráficos por ordenador, poseyendo una gran creatividad a la hora de reflejar OZ, su sistema de comunicación y la representación de conceptos abstractos inherentes a Internet en elementos tangibles. Es una gozada observar la variedad de avatares que se muestran en pantalla, el diseño en el que se conectan los datos que lo pueblan o las transformaciones que ocurren por las acciones de los personajes.

En el mundo real contamos con la factura a la que Hosoda nos tiene acostumbrados en sus trabajos. Unos escenarios realistas y llenos de detalles conviven con un diseño de personajes sencillo y muy limpio a cargo de Yoshiyuki Sadamoto, al que hay que alabar por realizar protagonistas con elementos básicos y simples en el mejor sentido de la palabra pero que terminan teniendo personalidad propia, como los integrantes de la familia de Natsuki, completamente diferenciados y llenos de vida gracias a una animación suave y fluida que termina por enmarcar un apartado visual que no decepciona en ningún momento.

El sonido también contribuye a ambientar los dos mundos, con una banda sonora que fusiona música tradicional japonesa con elementos electrónicos y modernos, algunos sacados directamente de dispositivos como los teléfonos móviles, factor que se muestra claramente en el inicio de la película. El doblaje en castellano es de un gran nivel, notándose su categoría de largometraje de gran presupuesto, con un excelente trabajo de todos los actores, especialmente unos excepcionales Jordi Navarro y Gloria Cano como Kenji y Natsuki, respectivamente.

summer wars2

Como habréis podido comprobar, Summer Wars se sustenta sobre una dicotomía con respecto al mundo virtual y el real, algo que también es el núcleo del guión. En él, Hosoda explora especialmente el tema de la familia, su significado, el papel de sus integrantes y la necesidad de la unión para superar los problemas, toda una celebración del dicho “La familia que come unida, permanece unida”, reflejando su contrapartida en el personaje de Kenji, que precisamente carece de un núcleo familiar sólido y sabe valorar lo que para otros es algo que se da por contado. Es admirable comprobar cómo cada miembro de la familia Jinnouchi tiene personalidad propia a pesar de lo numerosa que es, desde la pragmática pero sensible abuela Junko a los más pequeños, teniendo cada uno de ellos un momento en el que lucirse.

Otro concepto con gran importancia es el de la influencia de la tecnología e Internet en la vida diaria, donde se vierte por una parte una crítica sobre la excesiva dependencia que puede tener el mundo real del virtual y, por otro lado, una muestra de lo beneficiosa que puede ser para la comunicación de las personas, mantener familias y amistades unidas a pesar de la distancia e, incluso, una buena forma de motivar y ganar confianza a la gente con ciertos problemas para socializarse. Es fascinante la forma tan natural en el que conceptos tradicionales como la familia se fusionan con otros más modernos en el argumento. Además, todo se combina con una sabia mezcla de géneros, con momentos cómicos y casi absurdos, excelentes escenas de acción, pasajes realmente dramáticos y otros románticos que consiguen que la película nunca decaiga y mantenga la atención en todo momento.

2014-01-21 17.11.17

La edición coleccionista de Selecta Visión nos trae un pack que contiene Summer Wars en versión BD y DVD (la primera de gran calidad), un DVD de extras que incluye el storyboard animado, una entrevista a Hosoda y trailers originales; y un libreto apaisado de 72 páginas satinadas lleno de imágenes, bocetos, diseños, información y comentarios del equipo que ha creado la película, una pieza que merece mucho la pena y que va mucho más allá de los simples panfletos que nos intentan colar en muchas ediciones.

Summer Wars es una gran película, un ejemplo del gran talento de Mamoru Hosoda que combina un gran apartado visual con un guión bien armado y que utiliza conceptos conocidos pero bien integrados, todo ello incluido en una buena edición por parte de Selecta Visión. No sólo es una obra indispensable para los amantes del anime, sino del cine en general.

9/10 AVATARES DE OZ

summerwars4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s