Sleeping Dogs: Hong Kong a tus pies

sleepingdogs1

Hoy en día se nos llena mucho la boca con la palabra sandbox o, en su defecto, mundo abierto. Parece que se quiere llevar al máximo el dicho de “Burro grande, ande o no ande” a raíz del éxito de la saga GTA pero muchos de ellos son envases inmensos pero vacíos por dentro, con mapas enormes pero muy poquitas cosas que hacer en él. Por suerte, no es el caso de Sleeping Dogs.

Este juego comenzó a gestarse como la tercera entrega de la franquicia True Crime pero, debido a problemas de presupuesto y numerosos retrasos, Activision decidió cancelarlo, aunque los derechos fueron posteriormente comprados por Square Enix para ser desarrollado por la filial londinense de la compañía y los canadienses United Front Games (ModNation Racers, LittleBigPlanet Karting).

La historia nos pone en la piel de Wei Shen, un agente de policía infiltrado en las peligrosas triadas hongkonesas cuya misión es destruir a la mayor banda criminal de la ciudad mientras escala en su jerarquía y evita que nadie descubra su auténtica identidad. El guión no es nada original y cualquiera que esté familiarizado con argumentos ambientados en el mundo de la mafia adivinará los diferentes giros argumentales que nos propone la trama, como el dilema moral del protagonista o las diferentes traiciones, pero está bien ejecutado y narrado, manteniendo el interés. No hay ningún personaje especialmente carismático, pero funcionan bien como peones en el tablero de los bajos fondos de Hong Kong.

sleepingdogs2

El mapa de la ciudad en el que nos movemos es bastante amplio pero lo suficientemente limitado para no sentirse vacío en ningún momento, con las distancias bien medidas de forma que ningún recorrido que hagamos se note más largo de lo debido, así como una muy buena ambientación y diseño que ayudan a dar a la urbe vida propia. A ello colabora el apartado gráfico, nada excepcional pero sólido, con algunos bajones, como ciertas animaciones faciales o texturas concretas, pero con grandes aciertos como las físicas, el efecto mojado o los modelados poligonales.

A la ambientación favorece mucho el apartado sonoro. En primer lugar, el doblaje en inglés es excelente, intercalando el idioma de Shakespeare con el chino de forma muy natural. De hecho, en el reparto tenemos actores tan conocidos como Tom Wilkinson, Emma Stone o Lucy Liu que bordan sus papeles. Por otra parte, aparte de la banda sonora incidental tenemos la posibilidad de escuchar varias cadenas de radio cuando conduzcamos alguno de los vehículos del juego, algo que haremos bastante a menudo. Son 10 diales en concreto que cubren una gran variedad de géneros, desde el hip-hop hongkonés de H-Klub Radio hasta el heavy metal de Roadrunner Records, pasando por los clásicos del rock de Sagittarius FM, la música clásica de Boosey & Hawkes o el indie de Kerrang! Radio. Es un placer recorrer las calles mientras escuchas a Kasabian, Blood Red Shoes, Machine Head, Queen o The Who, entre otros muchos artistas conocidos. Además, si estáis atentos, podréis disfrutar de anuncios ficticios delirantes que hacen aun más amenos nuestros paseos.

La jugabilidad también gira en torno al dilema de Wei, dividiendo los objetivos principales en diferentes casos policiales y misiones relacionadas con la mafia. Según cómo completemos cada fase recibiremos puntos de habilidad tanto en nuestra faceta policial como criminal, influyendo nuestra actuación para potenciar una u otra. Por ejemplo, si en una misión respetamos el mobiliario urbano y no herimos ni a civiles ni a policías ganaremos puntos como agente de la ley, mientras que si causamos mucha destrucción y acabamos con muchos enemigos de forma variada haremos lo propio como criminal, siendo posible equilibrar cada faceta en cualquier tipo de nivel. Además, cada una tiene un árbol de habilidades distinto, por lo que conviene aumentar ambas lo máximo posible.

sleepingdogs3

Como en cualquier sandbox que se precie, la jugabilidad es variada y se adapta a diferentes situaciones. El combate se basa especialmente en el cuerpo a cuerpo, en un sistema de lucha muy similar al de la saga Batman Arkham con algunos aspectos de los Yakuza. De esta manera, la clave del éxito es atacar y contraatacar en el momento justo, intentando conseguir la mayor cadena de golpes posibles, utilizando patadas, puñetazos, agarres, esquivos y demás movimientos; teniendo que cambiar nuestra estrategia según el tipo de enemigo que aparezca. Además, podemos ayudarnos con cuchillos, llaves inglesas, bolsos, pescados y demás armas contundentes; así como aprovechar el entorno para acabar con nuestros adversarios, ya sea lanzándoles por un balcón, estampándoles contra un cuadro eléctrico o reventándoles la cabeza con un ventilador. Momentos bestias que recuerdan mucho a Kazuma Kiryu con peleas fluidas y satisfactorias y un control fácil de utilizar pero difícil de dominar.

También existen tiroteos en los que utilizamos el apuntado en tercera persona, tiempo-bala y sistema de coberturas tan habitual en la presente generación. Aquí el control es algo más torpe y a veces nos quedaremos algo vendidos debido a que es menos ágil que el combate cuerpo a cuerpo, además de que la inteligencia artifical de los enemigos pega un bajón considerable. Aún así, aguanta bien el tipo y al tener menos presencia que las peleas tampoco molestan mucho. Por último, tenemos las huídas y tiroteos a bordo de vehículos, sencillotes pero espectaculares, y es que es una gozada reventar ruedas y ver cómo los coches que nos persiguen saltan por los aires o dar esquinazo a la policía empotrándoles contra otros automóviles. El control a la hora de conducir es muy bueno, con una respuesta más que aceptable y que no nos entorpecerá en ningún momento, además de que se nota la diferencia entre utilizar los diferentes tipos de coches, motos y barcos a nuestra disposición.

Pero no sólo de violencia vive el agente infiltrado y es que también tendremos que infiltrarnos en casas, triangular posiciones de personas según la señal de su móvil, abrir cerraduras, hackear dispositivos electrónicos, instalar micrófonos ocultos o abrir cajas fuertes. Todos ellos se resuelven con entretenidos minijuegos que dan mucha variedad a Sleeping Dogs. En ocasiones también deberemos perseguir a alguien o huir a pie, con segmentos de parkour que nos exigirán buenos reflejos.

sleepingdogs4

Para que podamos matar el tiempo hay cantidad de aventuras secundarias que, además, aumentarán nuestro indicador de prestigio, recompensándonos con nuevas habilidades que nos ayudarán enormemente. Tenemos la posibilidad de realizar encargos o redadas de drogas, tener citas con varias chicas, cantar en el karaoke (con temas de The Clash, A-ha o Cindy Lauper), participar en carreras callejeras o encontrar los numerosos coleccionables, como estatuas (que nos permiten aprender nuevos movimientos), altares (que aumentan nuestra salud) o cajas blindadas (que nos dan dinero). Además, podremos comprar diferentes comidas (que nos otorgan potenciadores temporales de vida, resistencia o daño), vehículos y ropa que, según cómo la conjuntemos, no sólo cambiará nuestro aspecto sino que nos dará diferentes ventajas, como mayor daño cuerpo a cuerpo o más puntos de experiencia. Aunque muchas de estas misiones sean muy parecidas entre sí, están bien disimuladas y, al ir completándolas, nos facilitarán completar otras que tengamos pendientes, por lo que todo se integra muy bien para ayudarnos a conseguir el 100% del juego.

De hecho, quizá Sleeping Dogs sea demasiado fácil. En primer lugar, está demasiado guiado, con numerosas ayudas e indicaciones que eliminan por completo cualquier atisbo de exploración, muchos checkpoints para no frustrarnos y, en definitiva, una dificultad que no dará problemas a casi nadie mínimamente competente. La campaña principal no es muy larga tampoco, pudiéndose superar en unas 10 horas, aunque si te entretienes con todo el contenido adicional puedes tardar unas 30 en conseguir el platino.

Sleeping Dogs es un juego divertido, variado y que hace muchas cosas bien, sin brillar pero de forma muy sólida. Quizá le hubiese favorecido una mayor dificultad, pulir algunos detalles y tener una mayor duración pero es un gran ejemplo de cómo realizar bien un sandbox y disfrutar rompiendo articulaciones allí por donde vas, siendo un gran punto de partida para una franquicia que tendrá continuación con Triad Wars. Además, lo tenéis en la línea Essentials de PS3, por lo que el precio no es una excusa.

8/10 PATADAS GIRATORIAS

sleepingdogs5

Anuncios

Un comentario en “Sleeping Dogs: Hong Kong a tus pies

  1. Este es uno de esos juegos que sin saber por qué, siempre me llamó la atención. La cosa es que cuando lo vi de oferta por Steam me lo compré (aunque me hubiese gustado tenerlo para PS3 mejor). E incluso sin haberlo jugado, se lo recomendé a mi hermano y creo que le ha gustado.
    Así que leyendo tu entrada me alegro de volver a corroborar mi buen ojo a la hora de elegir juegos así al tun-tún.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s