SoulCalibur Lost Swords: Espadas sin alma

SoulcaliburLostSwords1

Tras la primera y acertada experiencia free-to-play de Bandai Namco con Tekken Revolution, tenía interés en probar SoulCalibur Lost Swords, el nuevo esfuerzo de la compañía en los juegos gratuitos para PS3 y que prometía una experiencia para un jugador al contrario que la modalidad puramente online de su antecesor. Eso, sumado a que SoulCalibur III ha sido el título de lucha en el que más horas he invertido, me hacía albergar ciertas esperanzas.

Bandai Namco había sentado un buen antecedente con el mencionado Tekken Revolution, un juego gratuito pero con microtransacciones que, a pesar de estar presentes, no eran obligatorias para disfrutar de las peleas ya que, simplemente, posibilitaban tener más tiempo de juego, ni más ni menos, de forma que todos los personajes estaban nivelados (bueno, exceptuando algún que otro spammer de por sí, pero esos están en todos lados) sin hacer distinciones entre aquellos que se gastaban dinero en él y los que no. Simplificando la fórmula, añadiendo puntos de habilidad y golpes especiales, los combates eran rápidos, dinámicos y divertidos, a menos que te encontrases a un Jin o Kazuya abusando de su rayo demoníaco.

Con SoulCalibur: Lost Swords el espíritu cambia, dejando de lado los combates online para embarcarnos en la aventura de un personaje amnésico para recuperar su memoria. Si soléis jugar en el móvil a Trading Card Games (TGC) o puzzles, el sistema os resultará familiar pues, tras elegir nuestro primer personaje entre Mitsurugi, Siegfried o Sophitia; tendremos disponibles un cierto número de APs, puntos que gastaremos para jugar misiones y que sólo se recuperarán al pasar el tiempo… o comprar pociones con dinero real. Sí, amigos, podremos malgastar nuestros euros para conseguir esas pociones, tickets para disfrutar de continues en medio de las misiones u obtener mejor equipamiento.

Las misiones están divididas en el modo Historia (ya sea dificultad Normal o Maestro) y los Eventos, en los que podremos conseguir nuevos personajes (como Ivy o Taki, entre otros) o equipamiento. Cada misión contará con varios combates (entre tres y cinco, normalmente) que deberemos superar con la misma barra de vida, tras los cuales recibiremos cofres con diversos objetos según los adversarios que hayamos derrotado.

SoulcaliburLostSwords4

La jugabilidad de SoulCalibur se ha simplificado, eliminando elementos como lanzar a nuestro enemigo fuera del ring o la barra de la Guardia de Impacto, así como dando la posibilidad de que los combos se realicen de forma más sencilla. Se mantiene la posibilidad de romper la armadura del rival tras vaciar la barra correspondiente que se activa durante el combate y se añaden nuevos conceptos como efectos elementales en las armas y armaduras (fuego, agua, viento, luz y oscuridad), la opción de convocar a un aliado (el personaje de otro jugador humano al que hayamos añadido a nuestra lista) y utilizarlo durante un breve periodo de tiempo o un ataque especial que se puede realizar con pulsar sólo un botón (más sencillo, imposible) al llenar su barra correspondiente, causando un gran daño o, como poco, rompiendo la guardia del enemigo.

A medida que vayamos superando misiones, aumentará nuestro rango de jugador (otorgándonos más APs) y el nivel del personaje que controlemos, mejorando sus atributos básicos. También podremos hacer esto último equipando diferentes piezas como armas, armaduras, cascos, pantalones, camisas, guantes, gafas, hombreras, botas y demás; prestando atención al atributo elemental de cada una para ser más efectivo contra otros opuestos (ya sabéis, el tradicional esquema piedra-papel-tijera de “A es fuerte contra B pero débil contra C”). Por si fuera poco, podremos fabricar nuevo equipamiento o mejorar el existente fusionando los que ya tenemos y gastando el oro y piedras especiales que ganamos en los combates.

En principio, todos estos elementos podrían dar lugar a un juego entretenido perfecto para jugar unos minutitos cada día. Sin embargo, la experiencia acaba cansando y aburriendo muy rápidamente. En primer lugar, a pesar de que controlamos a uno de los protagonistas de la saga, siempre nos enfrentaremos a masillas aleatorios que nada tienen que ver con el resto de la plantilla que todos conocemos de juegos anteriores, exceptuando en los Eventos para desbloquearlos. Luchar una y otra vez con personajes genéricos le resta muchísimo encanto al título. Además, la inteligencia artificial deja mucho que desear, siendo en muchos casos muy fácil derrotar a los contrincantes ya que suelen repetir el mismo patrón de ataque una y otra vez, por lo que la emoción de la lucha es prácticamente nula. Demonios, si incluso puedes acabar con ellos repitiendo un sólo combo o ataque si quieres terminar cuanto antes porque has quedado con tus amigotes. Para acabar de rematar todo, las pocas ocasiones en las que la máquina te pone en apuros es con movimientos muy gratuitos y tramposos, aunque se acaban superando fácilmente con un nulo sentido estratégico, algo de lo que siempre ha presumido la franquicia, alejándose de hacer viable el aporreamiento intensivo de los botones.

SoulcaliburLostSwords3

De la misma manera, el sistema de atributos elementales pierde prácticamente cualquier sentido cuando se comprueba que no es ninguna ventaja o desventaja evidente, en mucha parte por la bajísima dificultad de los combates, mientras que los momentos en los que se activa la posibilidad de destruir la armadura rival no hacen más que alargar innecesariamente la lucha. En lo que respecta a los objetos que conseguimos, casi siempre serán los mismos y de muy bajo nivel, por lo que no existe mucha motivación en las recompensas. Los tiempos de carga son en muchas ocasiones excesivos, aunque se han reducido con respecto a los primeros días de lanzamiento, pero sigue siendo contraproducente que las peleas duren menos que la espera para que comiencen. Además, aunque ya se intuía, la historia es prácticamente inexistente y sólo se cuenta en los cuadros de texto de cada misión. Por cierto, las misiones son todas exactamente iguales, pelear sin más, cuando se habría agradecido algún tipo de variación, como cambios en las reglas o tener que derrotar a los enemigos de forma muy específica.

Ah, los gráficos y el sonido, casi se me olvidan. El apartado audiovisual es bastante bueno para un título F2P, con un aspecto muy cercano al de la quinta entrega de la saga pero, desgraciadamente, se utilizan muy pocos escenarios y canciones, cayendo en la repetición rápidamente lo que, sumado a los adversarios genéricos, no permiten que luzcan en todo su esplendor.

SoulCalibur: Lost Swords es un juego aburrido que no motiva en ningún momento para acudir a él cada día aunque sólo sea un ratito. Teniendo en cuenta que es un título destinado a un sólo jugador, la IA es terriblemente fácil, las misiones repetitivas, los tiempos de carga excesivos y la fórmula demasiado simplificada. Es una experiencia mediocre y nada divertida, que difícilmente atrapará a nadie, sea aficionado a la saga o no. El juego podría mejorar con futuras actualizaciones pero de momento se encuentra muy lejos de ser algo digno de nuestro tiempo. Tekken Revolution sigue siendo una alternativa mucho mejor en el terreno de la lucha F2P.

SoulcaliburLostSwords2

Anuncios

2 comentarios en “SoulCalibur Lost Swords: Espadas sin alma

  1. El juego es bueno y entretenido,lo unico malo son los errores y los tiempos de carga.En la dificultad al principio es facil pero al avanzar se hace mas y mas dificil(me refiero mas especificamente a las misiones del coliseo que son de extrema dificultad).

  2. Pingback: Mediarama | Mediarama cumple un año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s