Bottle Fairy: Absurdo y en botella…

bottlefairy1

En los últimos tiempos, debido a los azares de la vida, le he cogido el gusto a ver series cortas, especialmente comedias, en mi ratos libres, algo ligerito y que no consuma mucho tiempo, además de que a veces me da pereza empezarme un anime que tiene chorrocientos episodios (a pesar de la espera, casi prefiero llevarlos al día a ritmo de emisión). Bottle Fairy ha sido la última sorpresa agradable en este género de miniseries de comedia.

Este anime fue creado por el estudio Xebec (Love Hina, Negima, To Love-ru) en 2003, dirigido por Yoshiaki Iwasaki (Zero no Tsukaima, Love Hina, Hayate, mayordomo de combate) y consta de 13 episodios de 12 minutos cada uno. La historia es simple, cuatro hadas viajan a nuestro mundo para aprender todo lo posible sobre los humanos y así poder conseguir un deseo si cumplen con su deber. Viviendo en la casa de un amable profesor y siendo aconsejadas (para bien o para mal) por su pequeña vecina Tama-chan, intentarán descubrir la cultura japonesa y conseguir convertirse ellas mismas en humanas.

La serie tiene un esquema muy claro y básico pero, a la vez, eficaz. Cada episodio, enmarcado en un mes del año, versa sobre uno o varios temas de la vida y cultura humanas (especialmente la japonesa), que acabarán siendo malinterpretados por las hadas debido su ignorancia. Además, la personalidad de cada protagonista se complementa con las demás y sirven como resortes cómicos, con Kururu, hiperactiva y alegre; Chiriri, responsable, tímida y surrealista; Sarara, marimacho y seria; y Hororo, despistada, obsesionada con la comida y siempre a su bola.

bottle fairy2

Lo que en un principio parece que aspira a ser una comedia entrañable alcanza unos niveles de absurdo y surrealismo bastante altos, además de contar con parodias descacharrantes y las siempre bienvenidas referencias a otras obras. Después de todo se trata de un anime del 2003, antes del advenimiento del moe por culpa de K-ON!, dando pie a todo un torrente de series con chicas monas haciendo cosas monas que, mayormente, no tienen ninguna gracia. Bottle Fairy se encuentra más cerca de Azumanga Daioh, algo que se observa ya en el primero episodio y que se agradece mucho.

Si ya a los pocos minutos de comenzar vemos cómo las hadas se creen que la ceremonia de entrada al instituto es una especie de ritual satánico, sabemos que vamos a tener muchas sonrisas y carcajadas por delante. La cosa no acaba ahí, con una memorable parodia de los culebrones y los shôjos en el tercer episodio, cómo se toman el encontrar a un hada perdida como si fuera una película de acción, sus particulares interpretaciones de la escuela japonesa o cómo una limpieza de casa termina en un dramón de los gordos, giros argumentales incluidos. Además, los personajes están muy bien equilibrados, todos con sus momentos de gloria y personalidades bien diferenciadas. De esta forma, ni Kururu acaba cansando ni Hororo acaba pareciendo estúpida, que es algo que a veces ocurre con su tipo de personaje. Incluso Tama-chan, la niña vecina de las hadas, tiene algunos momentos muy divertidos gracias a sus intentos de hacerse la lista y su energía indomable.

bottle fairy3

El anime pega un bajón en los dos últimos episodios, donde parece que las hadas han recordado que, después de todo, hay un argumento (leve, casi imperceptible) en la serie y se centran demasiado en ese deseo de convertirse en humanas y quedarse con su maestro, con un exceso de almíbar que prácticamente anula la comedia. No empaña el resultado global de la serie pero da un poco de pena que termines la serie teniendo diabetes en vez de dolor de mandíbula. También hay que tener en cuenta que mucho del humor está basado en la cultura japonesa, incluso con algunos temas algo desconocidos, por lo que se disfruta más si se conocen, aunque también tiene la ventaja de que, como precisamente las hadas tampoco lo saben, los neófitos pueden acabar aprendiendo cosas nuevas.

Bottle Fairy es una serie divertida, con mucho absurdo y surrealismo a pesar de su aspecto encantador, con personajes que caen simpáticos enseguida y algunas parodias brillantes y cuya calidad sólo decae un poco al final. Es una opción perfecta para pasar el rato sin comerse mucho la cabeza e, incluso, aprender cultura japonesa. Además, me identifico tanto con Hororo…

7/10 PELUCHES VIVOS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s