Guardianes de la Galaxia: El espacio hace gamberros compañeros de viaje

guardianes1

Mientras todo el mundo espera con ansia el final de la fase 2 del universo cinematográfico de Marvel con el estreno de la esperada secuela de Los Vengadores, otra gran reunión de superhéroes galácticos ha conseguido hacerle sombra en lo que respecta al hype. Sí, son personajes desconocidos para el gran público e incluso para aquellos familiares con el mundo del cómic pero han ofrecido una de las mejores cintas de entretenimiento del año. Contemplad a los Guardianes de la Galaxia (no confundir con los Galaxy Rangers).

Sí, confieso que yo soy una de esas personas que desconocían la existencia de este equipo que se dedica a proteger el universo de las más variadas amenazas, más teniendo en cuenta que no soy ni mucho menos un experto (ni un entendido… ni un aprendiz, vamos) en cómics de superhéroes. Sin embargo, la información que se iba liberando del proyecto me llamaba poderosamente la atención, algo más que confirmado con ese glorioso primer trailer que ya esbozaba el espectáculo y el humor que acabaríamos encontrando, todo eso con un glorioso montaje al son del Hooked on a Feeling de Blue Swede.

Guardianes de la Galaxia está dirigida por James Gunn, un cineasta criado en el sello de serie B (o Z) Troma, cuyo espíritu no ha abandonado ahora que se ha encumbrado a la cima del éxito comercial tras dirigir cintas como Slither: La plaga o Super (del que ya realicé una reseña en este blog) y guionizar otras como Amanecer de los muertos, Scooby Doo o el videojuego Lollipop Chainsaw. Gunn también es uno de los responsables del guión al que dan vida los actores Chris Pratt como Peter Quill, Zoe Saldana (que le ha cogido el gusto a lo galáctico tras Avatar y Star Trek) como Gamora, Dave Batista (estrella de la lucha libre) como Drax, Bradley Cooper dando voz al mapache Rocket y Vin Diesel haciendo lo propio con Groot, además de otras intervenciones de postín como las de Benicio del Toro, John C. Reilly, Glenn Close o Josh Brolin.

Del argumento poco se puede decir sin entrar en detalle, por lo que simplemente se puede apuntar que la película narra cómo cinco criaturas se unen en una alianza inesperada debido a distintos motivos personales cuando Peter Quill, el famoso forajido terrano conocido como Star Lord (¿quién?) encuentra un misterioso orbe en unas ruinas. Eso sí, todo bajo un tono bastante diferente a lo que estamos acostumbrados a ver no sólo en el universo cinematográfico Marvel, sino en el género de los superhéroes en general.

guardianes2

Aunque la película haya contado con un presupuesto de superproducción, su espíritu es completamente ochentero y de serie B, sin pretensiones, sin complejos en el humor y con el simple y llano objetivo de que nos lo pasemos de fábula durante las dos horas que dura. Es una aventura espacial de las que ya no se hacen, con viajes a los distintos confines de la galaxia, escenarios y planetas de diseños llamativos e imaginativos, criaturas fantásticas de diverso pelaje, tamaño y color; combates de naves espaciales, disparos de lásers y mucho más. Sí, en ciertos momentos tiene ese espíritu desenfadado de los pasajes más ligeros de Star Wars, es decir, un entretenimiento total lejos de nuestro querido planeta.

Lógicamente, uno de los pilares del éxito de la película es la gran caracterización de cada uno de los personajes principales, con motivaciones bien definidas que no embarran en ningún momento la trama, por lo que resultan muy accesibles incluso para aquellos espectadores que nunca han sabido nada de ellos. Cada protagonista tiene una personalidad muy marcada, complementándose a la perfección y haciendo que cada vez que todos se juntan e interactúen entre ellos sea una gozada y una fuente de humor y extraña amistad inagotable. Muchos de los grandes momentos de la cinta no son las espectaculares escenas de acción sino los debates internos del equipo con la improvisación de Peter, la frialdad asesina de Gamora, la incapacidad de captar metáforas de Drax, el desparpajo y pragmatismo de Rocket y… bueno, Groot es caso aparte.

Lo bueno es que, aunque Guardianes de la Galaxia se centre en el lado lúdico de las cosas, con apenas unos esbozos se consigue retratar el aspecto más dramático de cada personaje. Un muy buen ejemplo es el del mapache Rocket, con el que conseguimos empatizar inmediatamente al comienzo del tramo situado en la prisión, descubriendo su historia personal con apenas un par de frases y la visión de su espalda desnuda. Para redondear este retrato de los protagonistas tampoco podemos olvidar el gran trabajo de efectos especiales en Rocket y Groot, especialmente fabuloso en el primero, dotando a cada uno de sus movimientos y expresiones de una naturalidad humana fascinante sin perder su origen animal, mientras que el árbol viviente consigue transmitir todas sus emociones a través de sus ojos. Este es un buen ejemplo de que los gráficos por ordenador sirven para mucho más que explosiones y destrucción.

Marvel's Guardians Of The Galaxy..Ph: Film Frame..?Marvel 2014

El otro gran acierto de la película es su evidente espíritu gamberro y transgresor. Por supuesto que tendremos escenas épicas, sacrificios y odas a la amistad pero ninguno de los protagonistas es un adalid de la perfección y del honor, mostrando egoísmo y estupefacción ante clichés a los que ya estamos acostumbrados en otras producciones similares. De esta manera, se introducen diálogos, comentarios y chascarrillos en los momentos idóneos para desmitificar muchas escenas y comportamientos, desde las reuniones de equipo en los que todos se apoyan al mismo enfrentamiento final. Si la resolución de la última batalla no os sorprende es que no tenéis alma o sois directamente unos mentirosos asquerosos. El mecanismo es tan perfecto que no encuentras ningún chiste fuera de sitio ni da la impresión de que el humor es demasiado exagerado o presente. Todo encaja de forma muy natural, beneficiando la diversión y la simpatía por los personajes, todos con su momento de gloria. De hecho, algunos pueden acusar a Ronan, el principal antagonista, de estereotipado y desaprovechado pero precisamente el que sea un villano que ya hemos visto en otras obras acentúa el contraste con esta panda de héroes tan inusual.

Los personajes y el humor son el sello distintivo de este largometraje pero también vais a encontrar todo lo que pedís a una producción de estas características. Los efectos visuales son fabulosos, tanto que igual no os sorprenden pero porque todo os va a parecer de verdad (sí, incluso un mapache parlante), las escenas de acción están rodadas de forma clara y ágil con coreografías brillantes y espectáculos de gran escala (nada de cámaras con epilepsia), la selección musical entusiasmará a los que crecimos en los 70 y los 80 y hasta tendremos esos momentos en los que se nos ablandará un poquito el corazón. Un cóctel de diversión con un ritmo trepidante que hace que las dos horas de metraje se pasen en un suspiro y dejen ganas de más. Tramos como el de la cárcel o el enfrentamiento final no merecen menos.

Guardianes de la Galaxia es una oda a la diversión, una aventura espacial llena de humor, espectáculo, acción, personajes carismáticos e inusuales, diálogos ingeniosos, efectos especiales perfectos, diseños llamativos, un ritmo trepidante, lásers, extraterrestres y música ochentera que se pasa volando. Si este año tenemos que poner en el diccionario cinematográfico una definición para “entretenimiento”, simplemente hay que escribir “Guardianes de la Galaxia.”

8’5/10 PRINGAOS

PD: Sí, hay escena post-créditos. Y sí, siendo el director James Gunn no sorprende lo que aparece…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s