Evoland: Un chupito en honor a los RPGs

evoland1

El rol en su vertiente japonesa ha sido sin lugar a dudas el género que ha marcado mi vida en el mundo de los videojuegos. Durante mucho tiempo ha ocupado la gran mayoría de mi tiempo de vicio y ha producido muchos de mis recuerdos más queridos, desde los míticos Chrono Trigger y Final Fantasy VI hasta los Shin Megami Tensei más recientes o el simpar Nier. Por eso tenía mucho interés en probar este autodenominado homenaje al RPG.

Evoland es un juego de Shiro Games disponible en Steam cuyo objetivo está bien claro: hacer un repaso de la evolución de los RPGs para provocar la sonrisa cómplice del jugador. No esperéis historia con entidad propia, sino una mera excusa para que los guiños vayan sucediéndose uno tras otro parodiando los clichés y estereotipos del género, desde el guión hasta el nombre de ciertos enemigos. De hecho, tanto se ciñe a ese esquema de presentar referencias reconocibles que apenas ofrece nada más, nada que reclamar como suyo y convirtiéndose en una experiencia mucho más superficial de lo que podría haber sido.

evoland2

El sistema de juego se basa principalmente en descubrir cofres con los que poder mejorar el juego con diferentes elementos que fueron apareciendo durante la evolución tecnológica de los RPGs. De esta manera, comenzamos en un mundo 2D monocromo de 8 bits al estilo Game Boy que iremos evolucionando a medida que exploramos, añadiendo ya no mejores gráficos (con técnicas como 16 bits, una mayor paleta de colores, fondos prerrenderizados, modelos poligonales, texturas de mayor calidad…) sino música más compleja e incluso novedades jugables, como poder movernos en una dirección concreta, nuevas habilidades o mejoras en el inventario.

El apartado audiovisual cumple un buen trabajo reteniendo la estética de cada época e incorporando cada paso en su evolución técnica, desatando la nostalgia y rememorando nuestras sensaciones al jugar a títulos de antaño. Sin embargo, este paseo gráfico es demasiado precipitado, llegando muy pronto al mundo del 3D, efectivo y agradable a la vista pero que carece del encanto del 2D. Lo mismo se puede aplicar a la banda sonora y los efectos sonoros aunque acaban siendo muy limitados, repitiéndose mucho durante nuestra aventura.

evoland3

En cuanto a la jugabilidad, sigue el esquema evolutivo del género, comenzando con un control similar a los Zelda en 2D o a Mystic Quest (que en realidad era la primera entrega de Seiken Densetsu, cuya secuela sería el celebérrimo Secret of Mana) para posteriormente pasar a los combates por turnos de Final Fantasy o una mazmorra dedicada a Diablo, pero sin ninguna profundidad ni esfuerzo en hacer de la experiencia algo realmente divertido. Evoland se fía simplemente en que captemos estas referencias a nivel jugable sin exigirnos nada más, por lo que pronto nos aburriremos de que todas las peleas sean iguales contra casi los mismos enemigos. El único momento en el que el juego intenta tener algo de personalidad propia es con ciertos puzzles donde debemos viajar entre distintas épocas para alternar el 2D y 3D para superar ciertos obstáculos, reflejando algo de ingenio pero son pruebas muy breves que apenas aparecen en la aventura. Para completar la jugabilidad, podemos recolectar estrellas o cartas para participar en un juego similar al Triple Triad de Final Fantasy IX pero que apenas conseguirán que nos terminemos el juego en unas 3-4 horas.

Evoland es una experiencia agradable pero muy breve y superficial, que confía excesivamente en que el jugador comulgue con sus referencias, guiños y parodias en vez de construir una experiencia realmente divertida y con entidad propia, algo que ha conseguido, por ejemplo, la saga Half-Minute Hero. Es un título que los aficionados de los RPGs disfrutarán siempre que no exijan mucho y no paguen más de 3€ por él. Eso sí, puede ser un buen punto de partida para su futura secuela, que tendrá como título Evoland II: A Slight Case of Spacetime Continuum Disorder.

5’5/10 LÁGRIMAS DE NOSTALGIA

Anuncios

2 comentarios en “Evoland: Un chupito en honor a los RPGs

  1. No es por llevarte la contraria ni nada, pero… hablas de los juegos de rol “made in Japan” (JRPG) como si Evoland sólo se centrase en ellos. Sin embargo, como comentas después, hace guiños a la saga Diablo, que de nipona tiene poco.
    También se te ha olvidado comentar los otros guiños que hace el juego. Porque por hacer guiños, hace guiños de otros juegos (no JRPG), libros e incluso películas.
    Yo soy bastante más crítica con el juego y aunque el juego me entretuvo creo que peca de centrarse tanto en los guiños que pierde lo que podría haber sido un juego mucho mejor.

    • Sí, claro, hay guiños y referencias a muchas cosas pero menciono lo de los JRPGs como el motivo por el que me interesé por Evoland. Porque es ver el nombre de las tortugas y…

      Pero estoy totalmente de acuerdo con tu último párrafo, ese es el gran fallo del juego. Lo apruebo precisamente porque me entretuvo durante 4 horas por menos de 3€ pero no parece más que una demo para la segunda parte, a ver si con ella consiguen hacer un juego con entidad propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s