Primeras impresiones de Gotham: Apatrullando la ciudad gótica

gotham1

En los últimos años, Marvel y DC han mantenido una bonita rivalidad en el ámbito audiovisual, tanto en el cine como en la televisión. Mientras que en la gran pantalla Batman parece que no encuentra el apoyo necesario en Man of Steel o Green Lantern para combatir a Los Vengadores, Guardianes de la Galaxia, Iron Man y demás pandilla; en la pequeña parece que la batalla toma otro cariz con Agents of S.H.I.E.L.D. (con futuro apoyo de Daredevil) enfrentándose a la ya consolidada Arrow, a la recién estrenada The Flash o a la esperada Gotham.

La historia comienza con la llegada del idealista detective James Gordon a la comisaría de Gotham donde formará pareja de trabajo con el corrupto y acomodado agente Harvey Bullock. Su primer caso será todo un bombazo: el asesinato del matrimonio Wayne, uno de los más poderosos de la ciudad. Prometiendo a su hijo Bruce que atrapará al culpable, Gordon tendrá que enfrentarse no sólo a los criminales que pueblan las calles sino a un cuerpo de Policía corrupto y a una ciudad podrida a manos de la temible familia mafiosa de los Falcone. La muerte de los Wayne no será más que la chispa que encienda un polvorín que amenaza con volar la ciudad mediante una guerra a gran escala entre las distintas bandas que ansían el poder.

Este proyecto parece tomar como punto de partida Gotham Central, una serie de cómics que describía el día a día de la policía de la ciudad despegándose de Batman y sus villanos más conocidos, para luego desarrollar una historia de orígenes donde veremos crecer no sólo a James Gordon y al joven Bruce Wayne, sino también a otros destacados personajes como Oswald Cobblepot, Selina Kyle o Edward Nygma; además de describir los tejemanejes de otros enemigos como los Falcone o los Marioni.

La serie ha sido concebida por Bruno Heller, responsable de producciones como Roma y El Mentalista, siendo Danny Cannon (Juez Dredd, Aún sé lo que hicisteis el último verano) el director principal, firmando dos de los cuatro capítulos emitidos hasta la fecha. En el reparto tenemos a Ben McKenzie (conocido por su trabajo en The O.C. y que, curiosamente, dobló a Batman en la película de animación de Batman: Año Uno) como James Gordon, Donal Logue como Harvey Bullock, David Mazouz como Bruce Wayne, Robin Lord Taylor como Oswald Cobblepot, Jada Pinkett Smith como la mafiosa Fish Mooney o John Doman como Carmine Falcone. Cada episodio tiene una duración de 46 minutos y la primera temporada contará con 22.

gotham2

Gotham se presenta como una serie policíaca procedimental donde los diferentes personajes y elementos del argumento aparecen a medida que se investigan diferentes crímenes, alejándose de cualquier enfoque relacionado con los superhéroes y la fantasía. Como no podía ser de otra forma, Gordon es la pieza angular del proyecto, con una ciudad corrupta hasta la médula que llevará sus ideales y convicciones al límite, un pequeño rayo de esperanza en un pozo oscuro que amenaza con apagarse en cualquier momento. Como señala Oswald en uno de los episodios refiriéndose a James, “Usted es el último hombre bueno que queda en Gotham.” De él dependerá que la urbe cambie para bien, empezando por el propio Departamento de Policía, más atento a los sobornos y el tráfico de influencias que a poner freno a la delincuencia.

La factura técnica es de primer orden, con una ambientación que nos sumerge de inmediato en la ciudad gótica, una urbe atemporal donde se mezclan elementos característicos de la serie negra de los 50 con otros más actuales como móviles y ordenadores, todo ello bien integrado sin que nada cante ni sea ridículo. Los grandes planos aéreos que recorren los barrios de Gotham acentúan esta labor, siendo familiares para todos aquellos que se han enganchado a Batman por Nolan o llevan leyendo sus cómics desde hace décadas. La fotografía también es de gran nivel, con la cámara siempre en el lugar en el que debe estar y ofreciendo algunos planos originales y muy bellos estéticamente, especialmente jugando con la geometría y la simetría colocando, por ejemplo, el punto de vista sobre un reguero de sangre que divide una mesa en dos. Todo respira buen cine y consigue dar a la serie de un gran empaque a nivel visual, acompañado de una banda sonora correcta que no reclama mucho protagonismo ni se excede a la hora de incluir algunas pistas vocales que encajan mejor o peor con las imágenes.

Otro acierto de Gotham es el gran reparto que presenta, con McKenzie ejerciendo de un Gordon que se ve superado muchas veces por las circunstancias pero que nunca se rinde, Logue dando vida a un Bullock bravucón y pasota al principio pero que va recuperando su orgullo de policía gracias a su compañero, Mazouz acertando con un joven y sobrio Bruce Wayne sin resultar cargante en ningún momento, Jada Pinkett Smith transformándose en una peligrosa víbora manipuladora y hambrienta de poder como Fish Mooney o uno de los grandes descubrimientos del show, Robin Lord Taylor brillando como un Oswald Cobblepot débil físicamente pero peligrosísimo gracias a su determinación e intelecto, mostrando en sus gestos la resignación al ser ninguneado pero que no tiene prisa por ascender en el mundo del crimen para convertirse en el amo de la ciudad.

gotham3

En los cuatro primeros episodios de la serie ya hemos podido ver los distintos caminos por los que puede transitar. El primero de ellos fue el típico capítulo lleno de presentaciones donde ponen a los espectadores en situación, llevándolo a cabo con brío y rapidez, sin recrearse demasiado ni recargar el metraje. Los dos siguientes consistieron en el no menos típico “caso de la semana”, sin relación directa (al menos, explícitamente) con la trama principal pero que sirven para que los personajes se desarrollen y la acción vaya evolucionando entre bastidores, preparándose para acontecimientos futuros. A pesar de que estos dos episodios son entretenidos, son algo fríos y faltos de interés debido a que los criminales implicados son desconocidos antes de su aparición, por lo que nos da igual quiénes sean ni lo que les ocurra, dando la sensación de que el material está desaprovechado, ya sea porque sólo da pequeños esbozos de lo que está por ocurrir o por no explotar temas más retorcidos aprovechando la naturaleza enferma de la ciudad. Eso sí, Gotham posee una gran cantidad de violencia, con sangre a borbotones, cadáveres calcinados, disparos a bocajarro y acción contundente sin que le tiemble la mano.

Así llegamos hasta el cuarto episodio, disfrutando de la gran factura visual y el reparto pero notando que falta algo más, algo que diferencie la serie de otras policíacas, aprovechando su herencia deceíta. Sin embargo, este cuarto capítulo es el primero desde el inicio en el que la trama principal avanza, arrancando el motor de la previsible guerra mafiosa que está a punto de incendiar Gotham mientras Gordon va atando cabos de lo que va a ocurrir y Oswald da sus primeros pasos importantes para hacerse dueño de la ciudad. Los personajes principales ya son conocidos, con sus virtudes y defectos, la cuerda se va tensando, aparecen nuevas subtramas que aspiran a unirse en una gran explosión y el ritmo, algo displicente hasta ahora, se acelera.

Y es en este momento cuando podemos ver el potencial que tiene la serie, casualmente cuando aparece con protagonismo un elemento tan querido por todos: Arkham. Todos ya sabemos cuál va a ser el final de la serie, la aparición de Batman para salvar Gotham de una vez por todas, al igual que sabemos que Gordon nunca podrá triunfar sino que sólo conseguirá una pequeña victoria saneando el departamento de policía. Por eso es muy importante que el desarrollo sea interesante de todas formas e incluya algunos giros de tuerca a la cosmología que todos conocemos, ya sea para conectar puntos (el asesinato de los Wayne con el asilo Arkham) o desarrollar orígenes.

gotham4

Todo parece indicar que la trama principal, al menos de la primera temporada, girará en torno a la guerra entre los Falcone y los Maroni, mientras Fish Mooney y Oswald Cobblepot intentan escalar posiciones en este conflicto para saciar sus ambiciones. Precisamente se nota que este último personaje, el futuro Pingüino, tendrá una importancia capital, tanto por su tiempo en pantalla como en su cuidadoso desarrollo. Mientras tanto, en segundo plano se pueden ir construyendo los orígenes de otros personajes mientras intentan sobrevivir o aprovecharse de esta guerra o mostrar cómo esta les cambia. ¿Qué ocurrió para que Nigma abandonara la Policía y se convirtiera en un villano? ¿Cómo Selina Kyle se convirtió en Catwoman, la ladrona más famosa de la ciudad? ¿Qué papel tendrán otros personajes confirmados que aparecerán en la serie como el Espantapájaros, Harvey Dent, Mister Freeze, Victor Zsasz o Hugo Strange?

Gotham es una serie con una gran factura visual y un gran reparto que, sin embargo, no consigue todavía desmarcarse de productos similares del género policíaco, con mucho potencial que necesita ser explotado para conseguir una personalidad propia y atractiva. Habrá espectadores que se hayan quedado muy fríos ante la poca originalidad de la propuesta hasta ahora pero la serie promete levantar el vuelo en breve, algo que debe hacer para no ser una serie más y que su calidad no se vea comprometida por los capítulos ajenos a la trama principal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s