American Gods, de Neil Gaiman: A los pies de los dioses

americangods

Cuando alguien menciona a Neil Gaiman, lo primero que nos viene a la mente es The Sandman, uno de mis cómics favoritos sin lugar a dudas. Lo segundo que aparece es American Gods, su novela más famosa y a la que tenía muchas ganas después de disfrutar de la colaboración del autor con mi bienamado Terry Pratchett en Buenos presagios.

La novela salió a la venta en 2001 ganando todos los premios habidos y por haber como el Hugo, el Nebula, el Bram Stoker, el Locus, la Champions League y la medalla olímpica de oro en el triple salto de longitud. Esta primera edición tenía un total de 480 páginas, que aumentaron en 12.000 palabras cuando se volvió a publicar en una versión conmemorativa de su 10º aniversario en 2011, que es la que se ha puesto a la venta recientemente en formato de bolsillo en nuestro país de la mano de Roca Editorial de Libros.

La historia está protagonizada por Sombra, un hombre taciturno que sale de prisión para comprobar que ha perdido todo tras un trágico accidente. Desorientado y solo, sin nada por lo que realmente vivir, es contratado por un hombre llamado Wednesday como guardaespaldas y chico de los recados. Sin embargo, este trabajo le acabará involucrando en un gran conflicto entre los viejos dioses y los nuevos.

Todos los que conocemos a Gaiman ya sabemos qué nos vamos a encontrar en American Gods. El escritor británico vuelve a ofrecer un cóctel en el que se mezclan la mitología, la fantasía y las diferentes aristas de la cultura (tanto tradicional como moderna) con un punto de vista mundano donde grandes temas se abordan desde una perspectiva cotidiana y desmitificadora, no sólo por los propios personajes humanos que se ven desbordados por las circunstancias e intentan salir adelante con estoicismo y resignación, sino también por los propios dioses, cuyo retrato está muy lejos de la visión glorificada que se suele tener de ellos.

Esta atractiva mezcla, que se disfruta más si se tienen ciertas nociones históricas y mitológicas aunque no son indispensables, se edifica sobre un relato en formato road movie, donde Sombra y Wednesday viajan por numerosos rincones de los EE.UU., reflejando el verdadero rostro a pie de carretera del país, un “mal lugar para los dioses” pero que, sin embargo, ha acabado convirtiéndose en un recipiente de multitud de creencias y culturas, consiguiendo con ello un gran poder espiritual, puede que no tan puro como el de los lugares de origen de sus inmigrantes pero de gran presencia, incluso cuando su raíz se encuentre en la televisión, los ordenadores o la Bolsa.

Este viaje cumple excelentemente su propósito de mostrar una amplia galería de personajes, de gran variedad y calado, cada uno con sus características bien marcadas que consiguen que siempre tengan una presencia destacada en el relato sea su importancia final mayor o menor, todos cuentan con su momento de gloria y ninguno acaba desapareciendo bajo la avalancha de nombres y acontecimientos de la historia.

El pulso que consigue American Gods en muchos de sus pasajes es apasionante, maravillando la forma en la que aborda temas de lo más complejos y densos (la misma creación y existencia de los dioses) a partir de encuentros y conversaciones muy mundanas, con deidades dejándose llevar por emociones tan humanas como el amor, el humor, la duda, el miedo o la propia resignación de que la muerte (o, más bien, el fin de su existencia) está cerca, todo eso mientras los personajes humanos consiguen moverse entre esté panteón de seres presuntamente poderosos gracias a que precisamente son conscientes de su condición mortal. De igual manera, la novela tiene tramos en los que se sumerge de lleno en el thriller con escenas de acción y huidas trepidantes que se resuelven de forma más que satisfactoria, enredando y desenredando la trama de forma creíble y terriblemente entretenida, o pasajes turbadores y grotescos pero sin caer en el morbo por el morbo y sin embarrarse en tramas innecesarias ni personajes sin ningún peso.

De todas formas, el libro no es perfecto y cuenta con algunos momentos puntuales donde el nivel cae, notorios principalmente porque contrastan con la alta calidad del resto del relato. Si bien Gaiman posee un gran virtuosismo en abordar temas complejos con diálogos sencillos y mundanos pero cargados de significado, en ocasiones sí que parece recrearse excesivamente consigo mismo y su prosa, con conversaciones demasiado recargadas y densas que se alejan de la naturalidad de las demás, dando lugar a pasajes fríos y rígidos en los que los personajes parecen haber perdido su personalidad original, convirtiéndose más bien en la voz directa del autor a la hora de expresar su punto de vista con respecto a algunos temas de la humanidad y la divinidad. De igual manera, hay algunos bajonazos de ritmo demasiado evidentes, con tramos en los que apenas pasa nada, las conversaciones son algo inanes y se recrea en detalles sin importancia, como los innumerables almuerzos y cenas de las que disfruta Sombra o ciertos encuentros sexuales en los que se nota que Gaiman se esfuerza en remarcar el carácter mundano y, a la vez, divino de la historia, aunque realmente no tengan ningún impacto en él.

Sin embargo, y a pesar de que esos pasajes más débiles a veces se extienden más de lo deseado, no terminan de empañar el nivel general de la novela, que cuenta con una gran virtud: al finalizarla, te deja con una gran sensación de satisfacción, gracias a un desarrollo y conclusión apasionantes y coherentes, sin que deje ningún cabo suelto y marcando a fuego algunas de sus escenas y personajes, dando la impresión de que realmente hemos leído una gran obra en la que han pasado multitud de cosas pero todas de forma clara y precisa, sin ambigüedades ni adornos innecesarios.

American Gods es un viaje apasionante y prolijo, lleno de matices y aristas pero desarrollado de forma virtuosa por Gaiman. En él conviven multitud de temas de mayor o menor calado pero todos en sintonía para dar lugar a una road movie donde se dan de la mano lo humano y lo divino así como diferentes géneros como el thriller, la fantasía, el terror o la acción, con diálogos precisos llenos de significado y un universo donde no nos importará perdernos a los pies de los dioses.

8’5/10 TRUCOS DE MONEDAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s