Interstellar: Viaje al corazón de Nolan

interstellar1

Christopher Nolan es uno de los directores más afamados y, a la vez, polarizados de los últimos años, provocando amor y odio a partes casi iguales, así como numerosos imitadores. De todas formas, es innegable su influencia en el cine reciente por lo que cada nueva película suya es todo un acontecimiento en las carteleras. Interstellar no es una excepción.

Esta epopeya espacial basada en las teorías del físico Kip Thorne, colaborador del famoso Carl Sagan, comenzó en 2006 como un proyecto dirigido por Steven Spielberg con guión de Jonathan Nolan, hermano de Christopher. Finalmente, la producción terminó en manos de los Nolan con un presupuesto de 165 millones de dólares y la alianza de Paramount, Warner Bros. y Legendary. Como suele ser habitual en los trabajos del director, poca información se filtró de la película, apenas una escueta sinopsis, un par de trailers e incluso la negativa a dar el reparto completo a los medios. Desde luego, fue una medida de lo más acertada pues la mejor manera de afrontar Interstellar es no saber apenas nada de ella.

La historia se sitúa en un planeta Tierra que va muriendo poco a poco y cuya única esperanza es recurrir a la teoría de los agujeros de gusano para buscar nuevos mundos habitables, teniendo como punto central a Cooper, un antiguo piloto de la NASA reconvertido a granjero que se preocupa por su familia por encima de todo. A partir de ahí, nos esperan casi tres horas de largometraje que nos transportan a una aventura inmensa que llegará más lejos de lo que ningún hombre ha llegado hasta ahora.

A Christopher Nolan se le acusa a menudo de ser demasiado cerebral y denso, factor que, en realidad, ha contribuido a que sus películas tengan una personalidad tan marcada a pesar de que algunos piensen que no es más que una pretenciosidad rimbombante. No hay que olvidar que lo que realmente realiza el director británico son películas comerciales, no de arte y ensayo, blockbusters a los que intenta llevar un paso más allá, otorgándoles matices y tramas más complejas de lo habitual en el género en los últimos años. Siempre se ha movido en esa frontera, llevando a defectos más o menos perdonables (como subrayar cosas evidentes una o varias veces para intentar que el espectador no se pierda) y a virtudes valiosas, como esos fascinantes guiones similares a rompecabezas de Memento u Origen o la nueva visión de los superhéroes en su trilogía de Batman.

A partir de ese entretenimiento cerebral que no toma al espectador como un idiota y que le demanda que realmente se introduzca en la película para poner de su parte y comprender todo sin que se lo den masticado, Nolan consigue con Interstellar su largometraje más emocional, una película familiar con mayúsculas que no teme entretejerse con una trama científica de lo más sobria y tomarse el tiempo necesario para desarrollar todos los elementos que lo forman. No sólo cuenta la aventura espacial de un grupo de elegidos destinados a encontrar un nuevo mundo para la humanidad, sino también la de un padre que se enfrentará a todo para poder salvar a sus hijos.

interstellar2

Interstellar tiene un ritmo lento, reflexivo, que deja que los acontecimientos vayan desarrollándose sin prisa pero sin pausa, de forma que pueda calar profundamente en el espectador a medida que el metraje va avanzando, a pesar de que en ocasiones sí pueda extenderse más de lo necesario. Así, la emoción rebosa tanto en las relaciones de Cooper con sus hijos y todos los obstáculos que tiene que superar como en el viaje al límite por agujeros de gusano, planetas inhóspitos y agujeros negros que amenazan con tragárselo todo, un duopolio que se nutre uno del otro, sin tener nunca la sensación de que van cada uno por su lado, sino que uno es consecuencia del otro y viceversa. Después de todo, el tema principal de la película es algo tan sencillo como el espíritu de lo que nos hace humanos, esas variantes imposibles de medir y cuantificar de forma científica como son el amor, el instinto de supervivencia, la solidaridad o la herencia. Se nos pondrán los pelos de punta tanto por los diálogos entre personajes como por las peligrosas maniobras espaciales, así como la sensación de vacío y grandiosidad que provoca el verse implicado en una misión tan peligrosa como necesaria para el futuro de la humanidad, trascendiendo la vida de uno mismo, forzando a crear una pespectiva mucho más amplia y sobrecogedora que puede acongojar a la persona mejor preparada. A ello contribuye en gran medida el gran trabajo del reparto, especialmente un Matthew McConaughey totalmente estelar que consigue simplemente con ciertos momentos de su actuación sacudir el corazón del espectador de forma brutal. Además, el director se redime de una de sus debilidades, los personajes femeninos, gracias a la pequeña pero inteligente Murphy; así como consigue crear una contrapartida cómica de lo más inesperada con cierto personaje que logra dar las necesarias gotas de humor en los momentos más indicados.

Como no podía ser de otra forma, Nolan vuelve a mimar el apartado visual de forma espléndida, ofreciendo planos de estremecedora belleza, unos efectos especiales que no parecen tales, un montaje que sabe manejar los tiempos y encuadres de forma directa y contundente pero elegante y sutil a la vez, consiguiendo plasmar de forma virtuosa conceptos difíciles de expresar en pantalla como los agujeros de gusano, los agujeros negros, ciertas maniobras espaciales y la misma fuerza de la gravedad, indispensable en el argumento tanto por su aplicación más científica como por su interpretación metáforica. De nuevo, las imágenes de Nolan están acompañadas por la banda sonora de Hans Zimmer que vuelve a brillar y convertirse en uno de los motores indisolubles del largometraje, dejando atrás sus características descargas de percusión y cuerda para ofrecer temas de un mayor crescendo emocional, composiciones maleables que en vez de remarcar lo que ocurre en pantalla van aumentando su intensidad de la mano de las imágenes, introduciendo algunos elementos como un órgano que emula tanto el sonido de los ordenadores en una nave como el eco dentro del vacío espacial. La música suena en muchas ocasiones como una orquesta tocando completamente sola en una inmensa nave industrial, reflejando perfectamente las dimensiones infinitas dentro de las cuales se mueven de forma frágil y temerosa los protagonistas humanos. Su uso, junto al montaje de sonido, puede llegar a ser atronador en muchos momentos, espantando a más de uno pero a los demás nos sumergirá de lleno en lo que está ocurriendo.

interstellar3

Este equilibrio entre cerebro y corazón también provoca que Interstellar se encuentre al límite de muchas fronteras durante su metraje. En ocasiones, la carga emocional estará bordeando la ñoñería y el melodrama de telefilm mientras que hará lo propio con la pretenciosidad y la arrogancia con su trama científica pero ahí ya dependerá del umbral de tolerancia del espectador para saber si se mantiene en el punto correcto o acaba fallando por todos lados. De la misma manera, el ritmo lento y reflexivo puede hacerse demasiado pesado para gente con poca paciencia o que no consiga sentirse atraída por todos los conceptos científicos que van dando forma a la trama. Ya no sólo se trata de si somos fans o no del estilo Nolan que se perpetúa en este largometraje, sino que su ambicioso castillo de naipes homenajea pero, a la vez, reniega de muchas producciones anteriores similares, lo que puede provocar fácilmente opiniones muy dispares.

Interstellar es una nueva muestra del intento de Christopher Nolan por llevar el concepto de película comercial un paso más allá con una epopeya cerebral y emocional a partes iguales, con un ritmo lento y reflexivo que consigue sumergir al espectador en el argumento gracias a una puesta en escena y un guión ambiciosos pero sobrios que nunca trata al espectador como un idiota. En ocasiones puede bordear el melodrama o la pretenciosidad pero consigue alcanzar un equilibrio loable en su juego de malabares, dando prestigio a la etiqueta de cine familiar aunque no sea una cinta para todo tipo de públicos.

8’5/10 AGUJEROS DE GUSANO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s