Death Parade: Cuando la muerte es más que un juego

deathparade1

Death Billiards fue uno de los cortos participantes en el Anime Mirai de 2013, un certamen subvencionado por el gobierno japonés para incentivar a jóvenes animadores y en el que se han podido ver piezas tan estimables como Little Witch Academia o Wasurenagumo. Su concepto debió gustar tanto a sus creadores y espectadores que este año se ha convertido en una de las series de la temporada invernal de anime.

Death Parade consta de 12 capítulos producidos por el estudio Madhouse (Cardcaptor Sakura, Metropolis, Paranoia Agent, Paprika, Summer Wars, Ninja Scroll) y dirigidos y escritos por Yuzuru Tachikawa, el mismo responsable del corto original. La historia se sitúa en un misterioso bar al que acuden dos personas que no se conocen entre sí y que no recuerdan cómo han llegado allí. En ese lugar se verán forzados a enfrentarse en un juego (dardos, bolos, air hockey…) donde, nunca mejor dicho, pondrán su vida en juego.

death parade 2

En primer lugar, el apartado visual es una delicia para los ojos y muestra el cuidado y mimo que se han invertido en él. No habrá ningún momento que deslumbre y nos deje con la boca abierta pero es casi imposible encontrarle un fallo, por leve que sea. El diseño de personajes es variado, se hace un excelente uso de los escasos escenarios en los que se desarrolla la acción y la animación es suave y fluida, brillando especialmente en la expresividad de los protagonistas, ya sea en el dramatismo más excesivo o en la contención más fría y calculadora. Además, la ambientación que propone es muy sugerente, mezclando elementos turbadores con otros acogedores, factor en el que también influye la banda sonora.

Pero lo importante es saber si Madhouse ha sido capaz de desarrollar de forma exitosa un concepto prometedor pero contenido en un simple corto originalmente, pieza que, por otra parte, no es necesario ver para disfrutar de la serie. Y vaya si lo han hecho. Con una premisa que podría haber aparecido en cualquier capítulo de Más allá del límite, el guión se mueve fundamentalmente en dos planos. El primero de ellos es el de las personas que acuden al bar, con el que Death Parade muestra su virtuosismo a la hora de narrar historias en un sólo episodio o en un máximo de dos, adaptándose perfectamente a esa duración, dosificando la información y los giros de forma sublime y nunca intentando abarcar más de lo que puede. Lo mismo ocurre con el segundo plano, el de la trama que se desarrolla con el lugar donde se sitúa la serie y los personajes que habitan allí, una trama sencilla y que evoluciona en segundo plano hasta su explosión final, sencilla pero nunca simple, consiguiendo alcanzar muchos matices con unas pocas pinceladas. Lo mejor es que ambos planos se alimentan mutuamente, por lo que ningún capítulo decae en interés y siempre harán avanzar el argumento, aunque sea de forma sutil y casi imperceptible, hilvanando con tino todos los elementos que se van presentando.

deathparade2

Además, la serie se favorece de una gran combinación de géneros ejecutada de forma loable. En Death Parade tenemos terror, misterio, thriller, drama y humor, cada uno dosificado y presentado en su momento justo, con un sentido de la oportunidad que permite que todo se integre de forma natural y dinámica, pudiendo encontrar algo entrañable y emocionante en una situación terriblemente tensa o comprobar cómo la supuesta armonía y buen humor se rompe de repente por una revelación turbadora. Después de todo, este anime cuenta con momentos muy duros psicológicamente, alejándose de cualquier violencia explícita y gratuita pero introduciéndose sin dudar en temas escabrosos y muy delicados pero siempre de forma elegante, algo que aleja esta propuesta de muchas series actuales y que añade mucha carga emocional. La narración es sobria y sólida, sin que le tiemble el pulso nunca, utilizando muy bien sus recursos, especialmente la fragmentación que posibilitan los flashbacks, herramienta importantísima en las diferentes tramas y que nos van otorgando poco a poco las piezas que necesitamos para completar el turbio puzzle que se nos presenta en cada episodio. Debido a que el principio de la serie nos deja bien claro los mecanismos que mueven el relato, el uso de estos flashbacks nunca se ve como un recursos gratuito o un Deus Ex Machina, sino que tiene su propia lógica interna en el devenir de los acontecimientos de los que el espectador es partícipe. De hecho, uno de los que se producen en el capítulo 11 es increíblemente bello y emocional, una de las mejores escenas del anime en los últimos tiempos.

Death Parade es un anime elegante, sobrio y emocionante que consigue desarrollar un concepto turbador pero prometedor de forma exitosa, dando lugar a una serie sólida en todos sus aspectos, entretenida, tensa, entrañable y sobrecogedora. La narración es virtuosa gracias a su mezcla de géneros, la gran dosificación de información y el inteligente uso de sus recursos, especialmente los flashbacks. Es una serie que te pondrá la piel de gallina en muchos momentos, unas veces por sus momento más duros y dramáticos y otras por los más cálidos y emocionales. Una propuesta adulta y original que destaca entre las obras de los últimos años.

8,5/10 PARTIDAS DE AIR HOCKEY

Anuncios

Un comentario en “Death Parade: Cuando la muerte es más que un juego

  1. Pues no conocía la serie y por lo que veo parece que promete mucho al menos en lo que respecta al apartado visual y al argumento con que creo que no se puede pedir más, me lo apunto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s