¡Pulsa el botón Start! Top 10 de mis videojuegos favoritos

dragons-crown-dwarf-elf

No voy a negarlo: me encantan las listas, rankings, tops o como queráis llamarlo. A mí y a mucha gente, por lo que he podido ver con mi experiencia como redactor en varias webs comoprobando cómo se disparaban las visitas cada vez que publicaba una de ellas. ¿Qué es tan fascinante de las listas? ¿Comprobar que nuestros gustos está respaldados por otra gente? ¿Es una forma sencilla y estructurada de recordar viejos momentos o descubrir nuevas obras? ¿Una obsesión por el archivo y orden de la información? Pues no lo sé pero voy a aprovechar para hacer una lista con mis 10 videojuegos favoritos de todos los tiempos forever and ever.

Como en la de mis discos favoritos, esta lista es totalmente subjetiva, basada principalmente en el cariño y el impacto que me causaron los juegos en cuestión. Puede que haya algunos que se merezcan mucho estar aquí por lo mucho que me hacen disfrutar (hasta yo mismo veo un sacrilegio que no esté ningún Yakuza) o que, si mañana volviese a hacer la lista, algunos puestos cambiarían pero bueno, os podéis hacer una idea bastante aproximada (sobre todo con los cinco primeros puestos).

10.- THE LEGEND OF ZELDA: LINK’S AWAKENING (GAME BOY, 1993)

linksawakening

Es imposible comenzar este Top 10 sin mencionar el primer juego que amé con todo mi ser. En casa de amigos y familiares siempre me lanzaba a la consola que hubiese, fuese una Atari, una NES, una NASA (clon de la anterior), una SNES o una Game Gear. Por eso mis padres no tardaron mucho en comprarme una, la Game Boy que venía en pack con el Tetris. Por entonces no podía comprar muchos cartuchos, más bien sólo podía pedir dos al año, uno por mi cumpleaños y otro por los Reyes Magos. Afortunadamente, los videoclubes ofrecían juegos para alquilar, lo que era un paraíso para mí. Todos los viernes iba al Blockbuster para pillar un nuevo objeto de vicio descontrolado para el fin de semana pero nada se pudo comparar a la primera vez que alquilé Link’s Awakening.

La isla de Koholint era algo fascinante para mí. Un mapa inmenso embutido en una consola tan pequeña, lleno de personajes, secretos, enemigos, mazmorras y aventuras; con una banda sonora tremenda y un listado de objetos y habilidades inconmensurable. Nunca había jugado a algo así, tan complejo y absorbente, y eso que apenas sabía nada de inglés por lo que me enteraba muy poco de las instrucciones y la historia. Pero no importaba. Me daba igual perderme por los caminos, frustrarme con ese puzzle o no saber qué hacer a continuación. Cada paso adelante era satisfacción absoluta. No recuerdo cuántas veces alquilé el juego pero, desde luego, tiene mi récord personal. De hecho, a día de hoy lo sigo jugando una vez al año como tradición.

9.- PORTAL 2 (PC, 2011)

portal2

La obra de Valve es, bajo mi punto de vista, uno de los juegos más inteligentes de la historia, tanto a nivel de mecánicas y diseño como de guión. Original, desafiante, divertido y carismático, lo tiene todo bajo una premisa sencilla pero llena de profundidad. Si ya la satisfacción de superar cada puzzle es inmensa, la forma en la que se narra el argumento es maravillosa, con diálogos llenos de ingenio y humor perverso, con escenas totalmente integradas en el juego que nunca rompen el ritmo ayudando a una gran inmersión. Si Wheatley ya es un personaje digno de ser recordado, GlaDOS es una antagonista irrepetible. Y pensar que me lo empecé por el empeño de una amiga más que por iniciativa propia…

8.- ÔKAMI (PS2, 2006)

okami

Cada vez que veía una imagen de Ôkami, me entraban muchas más ganas de comprarlo. Era diferente, original, precioso y lleno de personalidad. Además, la promesa de una aventura inmensa de inspiraciones zelderas y mitología japonesa me parecía muuuy atractiva. Sin embargo, el juego era casi imposible de encontrar para cuando tuve PS2 y los precios en Internet no es que fuesen bajos precisamente. Habiendo perdido la esperanza y creyendo que nunca podría encontrarlo, un día me topé con una versión UK en el Cash Converters de Alcorcón… por 8€. Creo que ni la NASA sería capaz de calcular la rapidez con la que cogí la caja y me fui corriendo a pagar. Además, el disco estaba impoluto, como si fuese nuevo.

Por fortuna, Ôkami no sólo cumplió mis expectativas sino que las superó ampliamente, aunque he de confesar que, al principio, me costaba “ver” correctamente los gráficos y nunca, ni a día de hoy, he podido soportar el “doblaje” de los personajes. Pero eso no importa. El juego es una maravilla, entrañable y carismático, con miles de secretos y cosas que hacer, una belleza sobrecogedora que brilla más con la mecánica del Pincel Celestial y unos personajes a los que se les coge cariño muy rápidamente. Incluso adaptaba el cuento del cortador de bambú, qué más podía pedir.

7.- DONKEY KONG LAND 2 (GAME BOY, 1996)

donkeykongland2

Como ya he mencionado antes, mi primera consola fue la Game Boy. Por aquella época era impensable que pudiera comprarme tantos juegos como ahora y, normalmente, sólo caían los que pedía por mi cumpleaños y Reyes Magos, pasando el resto del tiempo alquilando cartuchos en los videoclubes. Sin embargo, nunca me dio por alquilar el primer Donkey Kong Land hasta que, en casa de un amigo, jugué al Donkey Kong Country de SNES. Me quedé pasmado con esos gráficos impensables para la época y el frenesí que provocaba superar las fases más difíciles. Pero como no tenía el Cerebro de la Bestia, tuve que conformarme con los ports para mi querido ladrillo. Aun con todo, disfruté tanto el primer Land que pedí por Reyes su secuela cuando ya tenía casi decidido que quería un juego de fútbol por Navidad.

Sorprendentemente, lo primero que me impactó fue la música de la pantalla de inicio. Esa tonadilla aventurera de alma pirata me hechizó y sólo fue la primera canción de una BSO que sigue siendo una de mis favoritas de todos los tiempos. Pero claro, luego estaba el juego en sí con el que muchas veces me rompía la cabeza para alcanzar todos los plátanos, letras y monedas, especialmente para desbloquear nuevas zonas. Era tan divertido que no me importaba pasarme las fases una y otra vez, más en unos escenarios que me parecían muy misteriosos e incluso me daban algo de miedo.

6.- THE LEGEND OF ZELDA: OCARINA OF TIME (N64, 1998)

ocarinaoftime

Después de la Game Boy, mi segunda consola (y primera de sobremesa) fue la Nintendo 64. Gran culpa de que acabara decantándome por ella fueron esos vídeos promocionales que acompañaban la Hobby Consolas, especialmente aquél narrado por los geniales presentadores del mítico Game 40. Ya había seguido muy de cerca su desarrollo a través de la revista pero ver en movimiento Ocarina of Time era un orgasmo. Así, los Reyes Magos tuvieron a bien traerme no sólo la consola sino también el juego (escondiéndolo en el revistero, cosa que descubrí por accidente al tirar los periódicos cuando mis padres ya me habían dicho que no había más regalos) y mis partidas por las noches en el salón mientras mis padres miraban (“Ay, qué bueno y tonto es el protagonista que siempre tiene que ir haciendo recados para todo el mundo” decían) se convirtió en una pequeña tradición.

Ocarina of Time me maravilló muy pronto y sigue siendo una de las aventuras a las que más cariño tengo. De proporciones épicas, enemigos temibles y puzzles puñeteros pero, sobre todo, con un mundo inmenso y fascinante. Mi primer vistazo a la Pradera de Hyrule fue algo inolvidable, como lo es el Templo del Bosque, remontar el río Zora o escalar hasta la cima de la Montaña de la Muerte. Y cómo infiltrarte en el Castillo y conocer a la princesa Zelda claro… aunque yo siempre fui más de Malon. Y aprendí un montón de inglés gracias al juego. ¡Todo ventajas!

5.- METAL GEAR SOLID (PSX, 1998)

metalgearsolid

Todo el mundo sabe que soy un fan con nata de la saga Metal Gear Solid por lo que no es una sorpresa que una de sus entregas esté en la lista. ¿Por qué la primera? Obviamente, porque es el primero que jugué pero también porque me sigue pareciendo el más equilibrado en lo que respecta a esa balanza de racionalidad y emoción que tiene toda la franquicia. No sólo era algo diferente a todo lo que se veía por entonces sino que su historia y personajes también lo eran. Gran parte de la culpa la tenían los villanos, entre los que se encontraba Psycho Mantis, uno de mis favoritos aún a día de hoy, aunque el resto del elenco no le iba a la zaga, especialmente Sniper Wolf. Y pensar que llegué a pasarme el primer disco entero en el Hipercor de Alcorcón cuando pasaba allí las tardes con mi amigo Nito…

4.- FINAL FANTASY VI (SNES, 1994)

finalfantasyvi

Comencé a utilizar los emuladores cuando estaba en la ESO, concretamente gracias a un amigo que me pasó un CD con programas de SNES, MD, GB, NES, Neo-Geo y demás máquinas (un disco en el que había incluidos varios cortes de la película de Torrente, no me preguntéis por qué). El caso es que fue entonces cuando comencé a cogerle gusto a los JRPGs y FFVI fue uno que me enamoró al instante. No fue mi primer Final Fantasy pues ya me medio pasé el VII en casa de otro amigo pero sí fue el primero que superé completamente por mí mismo. Sigue teniendo uno de los mejores repartos que he visto en un juego, así como un torrente de escenas inolvidables y una de las relaciones románticas mejor desarrolladas en cualquier género (sí, la de Locke y Celes). Si encima le añadimos unos gráficos que explotaban al máximo la SNES y una BSO memorable, tenemos una de esas aventuras que no me canso de vivir una y otra vez.

3.- SILENT HILL 2 (PS2, 2001)

silenthill2

Si alguien me preguntase cuál sería el juego cuya ambientación y/o historia me fascina más, sin lugar a dudas el elegido sería Silent Hill 2. Ya disfruté mucho de la primera parte (y sí, también me lo pasé en la sección de videojuegos del Hipercor de Alcorcón) pero, ya más curtido y crecido, la experiencia de James Sunderland en la Colina Silenciosa fue abrumadora para mí. El modo tan sutil en el que se narra el argumento es un mecanismo que me sigue maravillando hoy en día pero lo que realmente me vuelve loco es el hecho de que TODO lo que aparece en pantalla tiene sentido y un significado dentro de la historia, ya sean enemigos, encuentros, escenarios o meros detalles que pueden ser pasados por alto muy fácilmente, secretos que han seguido descubriéndose incluso 10 años después de su lanzamiento. A todo esto ayuda la BSO de Akira Yamaoka, el gran uso del sonido y la aparición de Cabeza Pirámide. Vivir todo esto de noche, con las luces apagadas y los cascos puestos no tiene precio.

2.- PERSONA 4 (PS2, 2008)

Persona4

Como habéis podido comprobar en esta lista, mi género predilecto es el JRPG, del que he jugado cientos de juegos (sin exagerar). Lo malo de esto es que, con el tiempo, es mucho más difícil que te sorprendan y te ofrezcan algo realmente nuevo, original y fresco. Es ahí donde se diferencian los buenos juegos de los geniales y Persona 4 entró en el segundo grupo de forma avasalladora. Anteriormente ya había jugado al Persona 2: Eternal Punishment y me llamó mucho la atención por sus mecánicas e historia, algo que regresó con esta cuarta entrega. No sólo el argumento estaba situado en el día de hoy sino que mezclaba elementos de leyendas urbanas, terror psicológico, misterio, detectives y asesinos en serie en un mismo paquete. Encima, todos los personajes caían bien (los Social Links eran un movimiento genial para sentir empatía por ellos), el sistema de combate era desafiante pero justo, el diseño visual y de menús era fabuloso, la BSO inspiradora con mi tema de batalla favorito de todos los tiempos… Demasiadas virtudes como para no ponerle en un puesto bien alto.

1.- CHRONO TRIGGER (SNES, 1995)

chronotrigger

Aquí está. El primer puesto del Top 10. El juego que está más cerca de la perfección. ¿Y por qué no es perfecto? Porque se acaba. En el mismo CD en el que venía Final Fantasy VI también se encontraba esta joya, una aventura que se extendía durante millones de años, que durante toooooodas sus horas nunca decaía, con personajes a los que es imposible no amar, otra BSO memorable que me pone la piel de gallina cada vez que la escucho y lleno de diversión, sorpresas y secretos. No estoy aquí para escribir ninguna reseña de Chrono Trigger ni contar cosas que ya sabe todo el mundo. Sólo puedo decir que es un juego que me hace tremendamente feliz. Y eso es algo que vale más que cualquier otra cosa.

Anuncios

8 comentarios en “¡Pulsa el botón Start! Top 10 de mis videojuegos favoritos

  1. >Link’s awakening.
    >Ôkami.
    >Ocarina of Time.
    >Donkey Kong Land 2.

    SSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSÍ.

  2. Me ha encantao de lo de ir a pasarte los juegos al Hipercor. x’DDDDDD

  3. Me sorprende ver DK Land, una saga menor y algo más floja que Country, pero para gustos culos xD

  4. Tengo que reconocer que conociéndote un poco, me sorprenden varias cosas. Primero, que como bien dices no esté ningún Yakuza (con lo bien que lo vendes y propagas a los 4 vientos); segundo, ese Portal 2 me desconcierta mucho más que otros juegos y tercero, ¡pero cuántos juegos de consola de Nintendo! Jamás, te habría hecho tan nintendero de corazón. Te conocí como poseedor de PS3 y como recomendador de juegos de PS (en general, 1, 2 y 3).

    Y ¿qué le veis a las listas? Es una cosa tan subjetiva y tan difícil de cuadrar. Yo al menos no sabría cuál escoger, mucho menos ponerle orden.

  5. Pingback: Mediarama | Jugando sin quitarme los auriculares: Top 10 de mis canciones favoritas de videojuegos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s