Vengadores: La era de Ultrón – El hilo del que penden los héroes

vengadoresultron1

Este año 2015 va a estar lleno de grandes estrenos, películas que, en muchos casos, no solo se alimentarán de nuestro hype sino que también rescatarán recuerdos de nuestra infancia como la nueva Mad Max o Jurassic World. Sin embargo, son dos citas las que atraen todas las miradas, precisamente las que inician y finalizan este jubileo cinematográfico de alto nivel. En diciembre Star Wars promete arrasar en taquilla cual Estrella de la Muerte pero, ahora, el pistoletazo de salida lo ha dado la esperadísima Vengadores: La era de Ultrón.

Joss Whedon vuelve a ponerse detrás de la cámara como en la primera parte para liderar a este grupo de superhéroes formado por Robert Downey Jr., Chris Evans, Chris Hemsworth, Mark Ruffalo, Scarlett Johansson y Jeremy Renner; que estarán acompañados por otras caras conocidas del universo Marvel. En esta ocasión, la historia nos presenta a los Vengadores intentando destruir los restos de Hydra tras los acontecimientos de Capitán América: El soldado de invierno. Aunque la victoria parece cercana, Tony Stark sigue arrastrando su experiencia traumática de la batalla de Nueva York, desgastado y temeroso de las consecuencias de sus actos, por lo que decide crear un sistema de inteligencia artificial para poder proteger el mundo sin necesidad de los superhéroes. Sin embargo, no saldrá como lo tenía planeado, más tras la aparición de los temibles Pietro y Wanda Maximoff.

La era de Ultrón es una película en la que se intentan unir muchas de las tramas desarrolladas en anteriores películas del universo cinematográfico Marvel, ya sea para desarrollarlas, darles un giro o cerrarlas para abrir paso a otras nuevas. Por fortuna, la cinta es consciente de todo lo que ha ocurrido antes y que los espectadores deben conocer por lo que se ahorra cualquier tipo de presentación o introducción para lanzarnos de lleno en la acción con un prólogo trepidante que ya muestra el buen hacer de las escenas de acción. Es imposible no quedarse enganchado con esos primeros minutos, donde ya estamos familiarizados con los protagonistas y sabemos las peculiaridades de cada uno de ellos por lo que desde el comienzo nos ofrecen cosas nuevas para que no nos dé la sensación de que estamos viendo otra vez lo mismo.

vengadoresultron2

Uno de los grandes aciertos de la película es, sin lugar a dudas, su ritmo. Whedon sabe que, a pesar de todo lo que quiera contar, lo principal es entretener a los espectadores y lo consigue en las casi dos horas y media que dura el largometraje, un tiempo que pasa volando casi sin respiro. En esta ocasión, los Vengadores viajan por todo el mundo para combatir la amenaza de Ultrón, lo que añade mucha diversidad en el plano visual a las escenas de acción, perfectamente orquestradas y que siempre buscan como mínimo una imagen impactante que se grabe en la retina. De hecho, en algunos momentos da la sensación de que se acaban demasiado pronto, de que nos dejan con ganas de más, especialmente cuando todos actúan en equipo combinando sus poderes. Las coreografías son dinámicas y llenas de detalles, mimetizando algunas de las viñetas de los cómics.

Sin embargo, otro de los pilares del argumento es la relación entre los superhéroes, mostrándonos con mayor profundidad los conflictos presentes entre ellos, especialmente en lo referente a los diferentes puntos de vista a cómo deben desempeñar su papel en grupo, alimentando futuras tramas como Capitán América: Civil War. A pesar de que el director vuelve a salir airoso en lo que respecta a equilibrar la presencia de tantos protagonistas en pantalla, ofreciendo su momento de gloria a cada uno de ellos, hay algunos que tienen un mayor desarrollo y peso dramático que otros, aunque casi todos consiguen ganar un nuevo matiz a su retrato general.

El más llamativo es, sin lugar a dudas, el errático Tony Stark, manteniendo esa línea que se inició en la primera Vengadores y que ya se estudió en Iron Man 3. El personaje es más vulnerable que nunca y, en esta ocasión, su ego no se lo oculta. Duda mucho, es consciente de sus errores y lucha por remediarlos pero acaban pasándole factura, un orgullo herido que pierde defensas al comprobar que debe apoyarse en sus compañeros y que el destino de ellos es el suyo propio. A su lado, un Capitán América que ha disfrutado de un desarrollo sólido, coherente y brillante en anteriores películas, un idealista con los pies en el suelo que representa esa fortaleza que Iron Man ha perdido. Aún comprendiendo que es el vestigio de otra época y que tiene que adaptarse constantemente, no duda en erigirse como guardián sabiendo qué es lo mejor que sabe hacer, teniendo bien claro lo que quiere y desea, sin cortapisas y ajeno a cualquier manipulación o ambigüedad. Eso le lleva a cuestionar todo e incluso a enfrentarse a sus propios compañeros.

vengadoresultron4

Un personaje que consigue una presencia sorprendentemente importante es Ojo de Halcón, que cumple de forma notable su función de héroe en segundo plano pero que ayuda a la cohesión del grupo porque es consciente de sus limitaciones y del mundo en el que se mueve, lleno de dioses, tecnología punta y amenazas globales. Viuda Negra ya disfrutó de un mayor metraje en anteriores películas del UCM y aquí continúa su desarrollo, esta vez centrado en su faceta más humana, de todo lo que implica ser una asesina invisible para todos excepto para sus compañeros. Bruce Banner acentúa en esta entrega su dualidad, diferenciando lo máximo posible sus dos “personalidades” y el enfrentamiento entre ambas. Por último, Thor vuelve a ser el Vengador más fuera de lugar, cosa comprensible por su condición de dios, aportando algunas visiones místicas y, sobre todo, recursos cómicos por su contraste con los demás.

En lo referente a los villanos, Ultrón tiene menos presencia de lo esperado, principalmente porque el auténtico enemigo de los Vengadores acaban siendo los roces y conflictos internos provocados por la situación más que la amenaza en sí. Sin embargo, a pesar de que no entrará en el panteón de los malvados más emblemáticos de Marvel, cada aparición suya transmite peligro y una ironía que ataca los estereotipos de los malos de cajón, con pullas descaradas a los típicos discursos moralizantes y pseudoprofundos. La irrupción de los hermanos Maximoff es otra virtud de la cinta, unos personajes humanos, con motivaciones bien señalizadas para sus actos e integrándose de forma hábil en el ya nutrido reparto.

Tenemos brillantes escenas de acción y una relación de personajes interesante que ayuda a darles más desarrollo pero los Vengadores no serían los Vengadores sin su humor, esas frases y situaciones que ponen de relieve el lado más mundano y terrenal de estos superhéroes. La película abunda en ellos, a veces incluso dejándose llevar demasiado en ese aspecto pero la mayoría de ellos funcionan y, los que no, nunca molestan ni provocan rechazo. Eso no quita que también haya momentos más serios y dramáticos, bien dosificados y que consiguen empatizar con los espectadores, especialmente en lo referente a Capitán América, Iron Man y los hermanos Maximoff.

vengadoresultron3

A pesar de todo, Vengadores: La era de Ultrón no es una película perfecta. En primer lugar, se nota que es una película de transición, un nudo en el gran plan de Marvel, con muchas ramificaciones que hacen que, en ocasiones, la cinta no se centre especialmente en una cosa. Al moverse entre los conflictos de personajes, las distintas tramas de cada uno, la amenaza de Ultrón, la introducción de nuevos conceptos y el cierre de otros, pierde en ocasiones esa perspectiva global y grandilocuente que tenía la primera Vengadores, por ejemplo. Esto, que no es tanto un defecto como una circunstancia, sumado a la obvia pérdida del factor sorpresa hace que el conjunto no impacte tanto como otros títulos del UCM.

La trama que más chirría es, sin lugar a dudas, la romántica. La relación entre los dos personajes es demasiado repentina, sin un desarrollo anterior como base, algo que es sorprendente que se haya descuidado sabiendo la paciencia que ha tenido Marvel en contar todo lo que quería en sus anteriores cintas. De esta manera, falta química entre ellos y credibilidad en la relación, sin que nunca sepamos por qué se atraen realmente, dando la sensación de que es algo que nos quieren imponer a la fuerza porque es una buena herramienta dramática. Además, tampoco tiene la sutileza de otras relaciones vistas en el UCM, por lo que sus escenas rompen el ritmo de la película. Por lo demás, solo algunos pequeños fallos de montaje (con personajes apareciendo en un lugar de forma repentina cuando estaban en otra escena totalmente distinta, por ejemplo) son visibles pero no empañan el resultado final.

Vengadores: La era de Ultrón es una película llena de entretenimiento puro cuyas casi dos horas y media pasan volando mientras disfrutamos de brillantes escenas de acción, conflictos entre personajes, humor marca de la casa y la introducción de nuevos conceptos apasionantes para el futuro de la franquicia. Sin embargo, es patente su condición de cinta de transición, con muchos frentes abiertos, una trama romántica torpe y algún pequeño fallo de montaje.

8/10 “¿NO LO HAS VISTO VENIR?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s