Jugando sin quitarme los auriculares: Top 10 de mis canciones favoritas de videojuegos

Sex-bob-omb-1

¡Hola a todos! Hoy os traigo algo que me gusta, que os gusta y que me viene de perlas cuando no sé muy bien sobre qué escribir. Tras el éxito de crítica y público de mi Top 10 de videojuegos favoritos, hoy mantengo el esquema y la temática pero con un pequeño giro. Esta vez podéis dejar el mando descansando encima de la mesa pero no os olvidéis de poneros un buenos auriculares porque os voy a hablar de mis canciones favoritas de videojuegos.

Como en mis anteriores listas, el criterio para confeccionarla es puramente subjetivo, con la dosis justa de nostalgia infantil. Y estoy hablando de temas individuales, no BSOs pues, seguramente, el top cambiaría bastante. Ya me ha costado dejar fuera cosas como Frog’s Theme de Chrono Trigger, Field de Ni no Kuni o A Stranger I Remain de Metal Gear Rising. Pero esa también es la gracia del asunto, ¿no? En fin, no perdamos más el tiempo y enchufad los cascos… y YouTube, si viene al caso.

10.- STICKERBRUSH SYMPHONY (DONKEY KONG LAND 2, 1996)

Tenía claro desde el principio que en esta lista habría un hueco para Donkey Kong Land 2, una de mis BSO favoritas y la que más he disfrutado en mi vetusta Game Boy. Las composiciones de David Wise ya brillaban en la versión de SNES pero el trabajo de adaptación del, por entonces, novato Grant Kirkhope fue fabuloso, explotando al máximo el chip de sonido de la portátil de Nintendo. No sólo respetaban las originales sino que, incluso en algunos casos, eran más limpias y contundentes.

Ahora lo difícil es elegir sólo un tema. La breve pero aventurera K. Rool Returns, la apremiante Lockjaw’s Saga, la onírica Flight of the Zingers, la poderosa Klubba’s Reveille… Pero, finalmente, la vencedora ha sido Stickerbrush Symphony, la canción que sonaba en las fases situadas en esas zarzas inmensas y que nos obligaban a volar y saltar con mucho cuidado para no pincharnos con las paredes. Una composición y adaptación brillantes, bellas, con un pelín de melancolía y que te animaban a parar a Diddy para disfrutar de la melodía.

9.- GLASGOW MEGA SNAKE (SPEC OPS: THE LINE, 2012)

En el aspecto musical de un juego no sólo influye una buena BSO y un uso efectivo de la misma sino también coger temas ajenos pero que se adapten de forma natural a tu propia obra. En el genial Spect Ops: The Line, con una de las mejores narrativas de los últimos años en la industria (como podéis leer en mi reseña) hay varias canciones no originales que se usan muy sabiamente para dar ambientación a la penosa aventura de Walker y sus hombres, empezando por esa versión del himno de EE.UU. interpretada por Jimi Hendrix.

Sin embargo, fue Glasgow Mega Snake, de la banda escocesa Mogwai, la que más me marcó sin duda. Primero porque, en sí misma, es una canción potente con riffs demoledores que ya me encanta pero el momento en el que aparece, en el que la desesperación, la rabia, el sinsentido y el frenetismo se han apoderado de los personajes, hace que la adrenalina suba muchos enteros. Todavía se me pone la piel de gallina cada vez que la escucho.

8.- WILLIAM TELL OVERTURE PART 2 “THE STORM” AND PART 3 “THE RANZ DES VACHES” (CATHERINE, 2011)

En el octavo puesto nos encontramos con una canción que no es ajena pero tampoco completamente original de Catherine. Se trata de la adaptación realizada por Shoji Meguro de la pieza clásica Guillermo Tell de Rossini, en concreto de dos de las partes de su obertura. El juego de Atlus y el Team Persona siempre me ha fascinado por su historia, sus personajes y su ambientación, ésta última muchas veces apoyada por una genial BSO que alcanza su cumbre en la modernización de estas obras clásicas de Beethoven, Bach, Handel o Chopin para ambientar las pesadillas de Vincent. Todas son muy buenas pero la composición de Rossini es la que más me impresionó, una gran combinación de grandilocuencia, épica y terror con su percusión y cuerdas en la que se esconde un interludio de flauta aparentemente inocente y tranquilo para volver a romper la serenidad de golpe. Si tengo que elegir alguna canción para que suene cada vez que entre en un edificio, sin lugar a dudas es ésta.

7.- SHADOWLORD (NIER, 2010)

Nier es un juego que posee un dudoso honor: hay muchísima más gente que ha escuchado su BSO que la que lo ha jugado. Y no les culpo. La música compuesta por Keiichi Okabe e interpretada por Emi Evans en un idioma ficticio que bebe del gaélico, portugués, español, italiano, francés, inglés y japonés, es una de las más bellas, seductoras, melancólicas y turbadoras que hemos podido disfrutar en los últimos años, un auténtico hito del que apenas aparecen ejemplos en cada generación de consolas.

Hay muchos temas que podrían haber aparecido en la lista, como The Dark Colossus Destroys All, Kaine Escape o Songs of the Ancients Fate pero la elegida es Shadowlord. No sólo porque es una perfecta muestra de lo que esta BSO nos ofrece, con unos coros hechizantes y una melodía que comienza serena para desbocarse a mitad de canción sino también porque es el primer tema que escuchamos en el juego tras esas primeras y delicadas palabras de Kaine.

6.- REACH OUT TO THE TRUTH (PERSONA 4, 2008)

Toooooooooodo el mundo sabe mi amor por la franquicia Shin Megami Tensei y, más especialmente, por la saga Persona y, si arañamos aún más, por Persona 4. No sólo es mi JRPG favorito de todos los tiempos junto a Chrono Trigger sino que todo en él me gusta: personajes, argumento, jugabilidad, diseño artístico… y música, por supuesto. Las composiciones de Shoji Meguro en esta cuarta entrega elevan mucho el nivel con respecto a la tercera, especialmente por alejarse del hip-hop y beber más del pop y el rock. Hay muchos temas que no me canso de escuchar como Signs of Love, Heartbeat, Heartbreak, Backside of the TV o Your Affection (que ha estado muy cerquita de entrar en el top) pero si hay que elegir uno, no hay otra opción.

En cualquier JRPG pasaremos muuuuucho tiempo peleando, elevando nuestro contador de batallas hasta la estratosfera, por lo que es muy importante y aconsejable que esa canción que nos va a acompañar una y otra vez no nos canse. Reach Out to the Truth no sólo no cansa, sino que anima y brilla con luz propia, haciendo que una actividad que podría ser monótona se convierta una auténtica delicia unida al sensacional sistema de combate.

5.- THEME OF LAURA (SILENT HILL 2, 2001)

Como ya señalé en el Top 10 correspondiente, Silent Hill 2 es uno de mis juegos favoritos, el primero en lo que se refiere a terror y gran parte de la culpa es de la sensacional BSO compuesta por Akira Yamaoka. Mientras que otros títulos del género ofrecían temas más ambientales y cercanos a lo que sería una película, el músico japonés optó por utilizar en muchos de ellos instrumentos poco habituales en estos casos como el combo básico rock de guitarra, bajo y batería, intentando ir más allá de ambientar y pegar sustos para convertir las diferentes canciones en otro vehículo emocional más.

Aquí de nuevo he tenido un dilema entre dos temas, específicamente Promise y Theme of Laura. La verdad es que ambos se merecen estar y son intercambiables, más cuando la primera abre la fabulosa intro que nos pone en situación. Pero, por otro lado, la segunda, que actúa como tema oficioso del juego, es una pieza que no te esperas en este tipo de juego, por lo que consigue atraparte desde el principio para darte de cara con una canción sublime y llena de emociones.

4.- CELES’ THEME (FINAL FANTASY VI, 1994)

A estas alturas, este Top 10 no sólo es una crónica de mis canciones de videojuegos favoritas sino también mi lucha interna por incluir unas u otras. Final Fantasy VI es otro caso en los que elegir un tema es tarea casi imposible debido al gran nivel que tiene la BSO en general. El tema de Terra, el de Kefka, Dancing Mad o la ópera de María y Draco son opciones muy válidas para entrar en la lista pero, con todo lo que me gusta el juego, hay un personaje en concreto que adoro y, cada vez que escucho su tema, recuerdo todo lo que ha tenido que pasar con la piel de gallina. Celes’ Theme es un tema delicado y muy bello, casi una nana, un refugio al que acudir cuando el mundo a tu alrededor se está viniendo abajo.

3.- BALLAD OF THE WIND FISH (THE LEGEND OF ZELDA: LINK’S AWAKENING, 1993)

Como ya comenté en el Top 10 correspondiente, Link’s Awakening fue el primer videojuego del que me enamoré, un mundo fascinante, lleno de secretos y aventuras comprimidas en la palma de mi mano (bueno, en algo un poquito más grande como correspondía a mi querido ladrillo de Nintendo). Esa sensación de poder explorar una isla hasta su último rincón, ya fuese a campo descubierto, en lo más alto de una montaña o en lo más profundo de una mazmorra, era algo que nunca antes había experimentado.

Además de todo eso, el argumento acababa siendo muy melancólico debido a la verdadera naturaleza de Koholint y sus habitantes, dejando un sabor amargo con su final. Como leitmotiv de nuestra aventura, en muchos momentos escuchamos Ballad of the Wind Fish, una pieza que, desde el primer momento, transmite cierta tristeza y melancolía, cosa que acaba rematando el devenir de la trama.

2.- THE BEST IS YET TO COME (METAL GEAR SOLID, 1998)

La experiencia de Solid Snake en Shadow Moses acaba dejando a uno sin aliento debido a los continuos giros argumentales, los personajes fascinantes a la vez que muy peculiares, la tensión de infiltrarse y evitar ser detectado… Un cóctel casi perfecto que no sólo abrió una nueva forma de jugabilidad sino también una nueva narrativa y profundidad dramática al género de la acción. Todo ésto se llevaba hasta las últimas consecuencias, hasta el último minuto del juego.

Donde otros lanzarían un tema rimbombante y grandilocuente para celebrar nuestra victoria, Rika Muranaka nos brinda una canción delicada e intimista, de inspiración celta y letras en gaélico, que no deja de ser un reflejo del alma de nuestro protagonista, herido, cansado y engañado pero que, a pesar de todo, consigue salir adelante. Imprescindible mirar hacia el horizonte mientras escuchas esta pieza cual Bulma en el ending de Dragon Ball.

1.- SCARS OF TIME (CHRONO CROSS, 1999)

Por fin llegamos al primer puesto de mi lista, básicamente la perfección hecha canción gracias al tema principal de Chrono Cross, la secuela de mi videojuego favorito, Chrono Trigger. Si bien esta segunda parte no llegó a la excelencia de su predecesor, sigue manteniendo un gran nivel de calidad y la BSO no es menos. Un comienzo sereno, un “Érase una vez…” para ponernos en situación para luego liberar una tormenta llena de fuerza, épica, urgencia y aventura. Un tema para perderse en mundos desconocidos y vivir cosas que no se pueden explicar con palabras. Yasunori Mitsuda, te quiero.

Anuncios

Un comentario en “Jugando sin quitarme los auriculares: Top 10 de mis canciones favoritas de videojuegos

  1. Últimamente todas tus entradas son el mismo perro con distinto collar. El perro se llama “Lista”, de mote “top”, pero siempre lo mismo. Y para colmo con los mismos juegos. Te voy a tener que recomendar a que juegue a muuuuchos más juegos, para que conozcas más, porque siempre acabas escribiendo de los mismos. Aparca la nostalgia un rato y déjate conocer por nuevos juegos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s