Goiko Grill: Desde País Vasco y Venezuela con sabor

2015-08-10 19_47_56-Restaurantes _ Goiko Grill - las Mejores Hamburguesas de Madrid

El abanico para los carnívoros es amplio en Madrid, como no podía ser de otra forma, y uno de los platos más solicitados es la hamburguesa. Siguiendo mi peregrinaje por la capital y tras recomendar Alfredo’s Barbacoa y New York Burger, mi siguiente parada ha sido Goiko Grill.

Esta cadena de origen vasco-venezolano cuenta con seis sucursales en la ciudad, por lo que mis amigos y yo optamos por visitar el situado en Glorieta de Bilbao, 3, al lado de Tribunal y Fuencarral, una de las zonas más cool y juveniles del centro de la capital. El local tiene una decoración llena de madera, ladrillo visto y sillas de metal, dando un poco sensación de estar en un Ikea con acento estadounidense, con una limpieza y tamaño más que correctos. Eso sí, a nosotros nos sentaron en una mesa cuyas sillas no tenían respaldo así que cuidado aquellos que vayan con la espalda hecha un poco polvo.

La carta incluye entrantes habituales en este tipo de establecimientos como aros de cebolla, tiras de pollo empanado, nachos o alitas de pollo, con alguna opción más original como hummus o teques, la versión venezolana de los dedos de mozzarella. Igualmente, están disponibles tres tipos de ensalada y dos especialidades (pechuga de pollo y filete de entrecot) pero, como no podía ser de otra forma, casi toda la carta la ocupa la especialidad de la casa: la hamburguesa. Existen 10 tipos diferentes comunes a todos los restaurantes y cuatro que sólo se sirven en sus respectivos establecimientos. Entre las opciones nos encontramos algunas clásicas como La Puchi (queso, bacon y champiñones), M30 (queso de cabra y cebolla caramelizada) y Pigma (huevo frito, bacon, queso americano y mayonesa) así como otras más atrevidas como Aita (queso Idiazábal, pimientos del Piquillo y aceite de trufa), Camburger (plátano dorado, emulsión de ron venezolano Santa Teresa y queso de cabra al grill) o Elvis (plátano dorado y crema de cacahuete).

Tras seleccionar el tipo de carne (ternera, pollo empanado, pollo al grill, cerdo o vegana con base de vegetales y couscous) y el tamaño (190, 380 o 570 gramos), me lanzo a comerme a Kevin Bacon. No, o sea, esperad, me he liado. Sí, eso ha sonado un poco raro… Me refiero a que me pido una hamburguesa Kevin Bacon (carne picada mezclada con bacon, queso y cebolla crunchy) de tamaño pequeño y carne de vaca. Tras un tiempo de espera razonable, la comida llega con una presentación ordenada y limpia. A pesar de ser la pieza de 190 gramos, parece mayor debido a su grosor y a lo bien surtido que está el relleno. El panecillo, tostado por el interior, tiene un gusto dulce y tierno. La carne, cocinada en su punto, tiene un gran sabor, jugosa y con un toque diferente gracias al bacon picado, se deshace de forma suave sin que esté apelmazada.

2015-07-04 14.51.56

Como respondiendo a su naturaleza vasca, es una hamburguesa que no se anda con chiquitas, contundente y que no permite al comensal que se quede con hambre incluso cuando es el tamaño más pequeño, gracias a la generosa ración de queso y cebolla. Es un sabor fuerte y saciante por lo que puede que no sea muy indicado para las personas que prefieren platos más suaves y que no llenen tanto. De la misma manera, las patatas de guarnición son de tipo rústica, con gajos inmensos, fritas de forma ligera y muy sazonadas, con un sabor salado y punzante, unido a la salsa barbacoa que no se queda atrás en cuanto a intensidad. Si bien son de mi gusto, este acompañamiento sí que tiene un sabor muy fuerte, muy por encima de la media que solemos encontrar en este tipo de establecimientos, por lo que no son aptas para todos. Personalmente, todo el conjunto me gustó mucho, con un sabor potente pero que permite apreciar todos los ingredientes. Sin embargo, teniendo en cuenta que terminar la pieza de 190 gramos ya cuesta y te hace sudar (más en verano), atreverse con los tamaños superiores está destinado sólo para los más valientes. Para terminar la comida, probé la tarta de limón, dulce y refrescante sin empalagar, una buena opción como postre.

El precio gira en torno a los 15-20€ sábados, domingos y festivos si nos centramos en pedir una hamburguesa, bebida y postre. De lunes a viernes hay un menú del día a 11,5€, con una burger, especialidad o ensalada a elegir (ya decididos de antemano según el día y el establecimientos), bebida y postre o café. Así pues, el precio es más o menos el habitual en las hamburgueserías de Madrid, aunque sigue siendo algo más caro que Alfredo’s, sin duda el que tiene la mejor relación calidad-precio.

Goiko Grill es una muy buena opción para todos los aficionados a las hamburguesas, con unas raciones generosas y una presentación óptima. Sin embargo, el sabor contundente tanto de la especialidad como de las patatas está destinado a los paladares de acero que no se asustan ante el bombardeo delicioso que les espera. Después de todo, la sangre vasca corre por sus venas y, ya se sabe, en el País Vasco sólo se queda con hambre quien quiere.

Para más información, podéis visitar su web.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s