Ash vs Evil Dead: El retorno del rey

ashvsevildead1

Han pasado más de 20 años desde que Ash Williams regresara de la Inglaterra medieval tras derrotar al ejército de las tinieblas y seguir convertido en nuestra última esperanza contra la amenaza de los Deadites. Durante todo este tiempo, su legado ha estado muy presente y cuando parecía que la franquicia se reiniciaba con la adaptación de 2013 dirigida por Fede Álvarez, la cadena Starz anunció una serie de TV con Sam Raimi y Bruce Campbell a la cabeza.

Con una primera temporada formada por un total de 10 episodios de 25 minutos cada uno, excepto el primero de 45 (y una segunda temporada ya confirmada para este año), la historia es una secuela directa ambientada 30 años después de Terroríficamente muertos (Evil Dead 2: Dead at Dawn), la segunda entrega de la saga, y se obvian los acontecimientos de El ejército de las tinieblas, seguramente porque sus derechos pertenecen a Universal.

Ash ha estado todo este tiempo evitando que el Necronomicon caiga en las manos equivocadas (que las suyas sean las más adecuadas es otro cantar) pero, debido a un “inesperado” error, vuelve a invocar a las fuerzas del mal. Será entonces cuando tenga que coger de nuevo sus herramientas de trabajo (sí, amiguitos, la sierra eléctrica y el boomstick) para poner todo en su lugar… aunque no haya sido capaz de hacer lo propio con su vida.

Ash vs Evil Dead

Tras tanto tiempo y, por primera vez, en una plataforma televisiva, ¿han pesado los años para Ash? Ni mucho menos. Después de todo, este proyecto comenzó como la cuarta película de la saga pero, debido a la cantidad de material escrito, se convirtió en una serie de televisión con plena involucración de Sam e Ivan Raimi, así como de Bruce Campbell. A pesar de que se obvia El ejército de las tinieblas, el Ash que nos encontramos aquí es muy similar a aquel, más bravucón, inmaduro y arrogante que nunca pero manteniendo su corazoncito y esa necesidad de hacer lo correcto aunque se enfangue en sangre y vísceras hasta el cuello. Bien es cierto que es el Ash más extremo y antihéroe que hemos presenciado en pantalla pero funciona perfectamente como estrella central e indiscutible del show, más teniendo en cuenta la brevedad de los episodios. Su facilidad para soltar one-liners y opiniones sarcásticas que no se arrugan ni ante el mal más ancestral conocido por el hombre es una auténtica delicia.

En esta ocasión, a nuestro querido protagonista se unen algunos secundarios que se convertirán en sidekicks de postín, como el timorato e inocente Pablo (Ray Santiago), la aspirante a exterminadora de Deadites Kelly (Dana DeLorenzo), la policía Amanda (Jill Marie Jones) y la enigmática Ruby (Lucy Lawless que a mayor edad, mejor está). Cada uno tiene su personalidad bien definida y, aunque su principal misión es recibir o replicar las frases de Ash, acaban teniendo el desarrollo y la profundidad suficientes como para que nos importe su destino y la relación que se establece entre todos. Es cierto que hay algunos vaivenes repentinos y demasiado exagerados, especialmente con el personaje de Amanda que la mayoría del tiempo parece más bien una veleta, pero es producto del poco tiempo de cada episodio, que obliga a acelerar algunas cosas, sin empañar en ningún momento el producto.

ashvsevildead3

Si el humor negro como el carbón se mantiene, el gore más rojo que el corazón de Lenin no se queda atrás. Respetando su espíritu (y realidad) de producción de serie B, hay toda una galería de muertes, amputaciones, casquería y brutalidad festiva con múltiples y grotescas formas de morir, algunas muy imaginativas a la par que sobrecogedoras. La serie no se corta ni un pelo en ese aspecto, algo que se agradece mucho, con unos Deadites totalmente desatados a los que les encanta jugar con sus víctimas cual bebé que utiliza la papilla como proyectil balístico. Ver cómo Ash se mueve con naturalidad y soberbia en este ciclón sanguinario es otro de los puntos más álgidos de la serie. Además, se utilizan efectos tradicionales que consiguen captar muy bien el encanto de la franquicia junto a otros realizados por ordenador bastante más cantosos pero, si hablamos de Evil Dead, no buscamos efectos fotorealistas sino pasárnoslo bien incluso cuando se le ven las costuras a lo que vemos. Pero que esa factura no os engañe, la serie está rodada con mucho gusto y oficio, creando ambientaciones turbias pero sugerentes, con ciudades y parajes decadentes y grises, planos y giros de cámara que dan mucha fluidez a las imágenes y un nivel puramente cinematográfico en muchos momentos, como en el primer episodio, dirigido por el mismo Sam Raimi. ¿Y qué tal la historia? Lo suficientemente buena para que sea todo una montaña rusa de diversión, sencilla pero no simple, con un ritmo contundente sin relleno de ningún tipo y sin perder tiempo en cosas innecesarias, además de apenas dar concesiones (y si las da es para destrozarlas por completo segundos después). Todo sigue siendo un vehículo para el lucimiento de Bruce Campbell y esta vez está mejor arropado que nunca, con muchos guiños y referencias a los fans de las películas que se estremecerán de júbilo con los tres últimos episodios de la temporada.

Ash vs Evil Dead es todo lo que esperas de la franquicia y más. Diversión, risas, un Ash Williams terriblemente carismático y bocazas, one-liners por doquier, gore desatado, demonios hijoputescos, misterios sobrenaturales, fanservice y todo lo que hizo grande a las tres películas dirigidas por Sam Raimi. No sólo alcanza las expectativas sino que las supera con creces. Toda una delicia para los evildeadmaníacos.

9/10 GROOVY!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s